Publicidad | Vea su anuncio aquí

Cerca de 30 muertos por lluvias que comienzan a amainar en Centroamérica

(Actualiza cifras de víctimas en El Salvador)

Panamá, 13 oct (EFE).- Cerca de 30 personas han muerto en Centroamérica a causa de las intensas lluvias que han azotado en los últimos días especialmente a Guatemala y El Salvador, derivadas de una depresión tropical en el Pacífico que ha comenzado a debilitarse, informaron hoy expertos meteorólogos.

Guatemala ha sido el país más castigado por el fenómeno natural, aunque las cifras de fallecidos desde el pasado martes hasta este jueves varía según la fuente: el Gobierno la ubica en al menos 15 mientras los organismos de socorro la elevan hasta 20.

El vicepresidente de Guatemala, Rafael Espada, dijo este jueves en rueda de prensa que "la cifra oficial" hasta las 06.00 hora local (12.00 GMT) era de 15 personas fallecidas, una herida y cuatro desaparecidas.

Por su parte, el último reporte de los cuerpos de socorro sostiene que las lluvias se han cobrado la vida de un total de 20 personas en todo el país, diez de ellas en el departamento occidental de Quetzaltenango, el más afectado.

Los socorristas reportan el fallecimiento de tres personas en Jutiapa -departamento fronterizo con El Salvador-, tres en Totonicapán, dos en Santa Rosa, una en Suchitepéquez y otra en San Marcos.

Las mismas fuentes han reportado daños en unas 340 viviendas, más 20 derrumbes en las principales carreteras, inundaciones en al menos 81 de los 333 municipios del país, una veintena de puentes con daños, y cortes de electricidad y agua potable en unas 20 comunidades rurales.

Las precipitaciones continuaban este jueves en buena parte del territorio guatemalteco, aunque con menor intensidad, por lo que las autoridades de socorro alertaron que la concentración de agua en los suelos porosos de zonas del este y sureste del país puede producir nuevos deslizamientos de tierras y generar incidentes.

El Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología indicó que la depresión tropical de nombre "12-E" ha empezado a debilitarse, pero advirtió que las lluvias continuarán en las próximas 24 horas, aunque con menos fuerza que en los días precedentes.

En El Salvador este jueves se elevaron a cuatro las víctimas fatales y a dos los desaparecidos por las lluvias, que han provocado la evacuación de más de 4.300 personas de 30 comunidades rurales, quienes permanecen en unos 60 refugios.

El director de Protección Civil, Jorge Meléndez, dijo que las víctimas son dos mujeres que fallecieron enterradas al ceder sus viviendas y dos hombres que se ahogaron.

Más de un centenar de deslizamientos de tierra, el desbordamiento de 21 ríos y quebradas, así como la suspensión de clases en las regiones de la costa del Pacífico, son algunas de las consecuencias del temporal, de acuerdo con los datos del organismo de socorro.

El tráfico terrestre entre El Salvador y Guatemala se restableció por Las Chinamas, uno de los cuatro puestos fronterizos.

Un reporte del Servicio Nacional de Estudios Territoriales indicó este jueves que aunque la depresión tropical ya tocó tierra en México sus remanentes combinados con la zona intertropical de convergencia, que trae humedad desde el Sur del continente, seguirán provocando lluvias en El Salvador y otros países de la región.

En Nicaragua, las autoridades de socorro informaron este jueves de que otras dos personas murieron en las últimas horas, lo que elevó a seis las víctimas por el temporal en ese país.

De acuerdo con los datos oficiales, las precipitaciones, que han amainado en las últimas horas, han afectado a casi 3.000 personas en el país, donde se han activado 25 albergues, así como daños a más de un millar de casas.

En Costa Rica, las lluvias se mantendrán hasta el fin de semana, según las autoridades, que no han reportado fallecidos pero sí daños a viviendas, inundaciones y deslizamientos en carreteras.

Al menos un centenar de personas permanecen en albergues tras ser desalojadas de zonas de riesgo, mientras que las autoridades costarricenses se mantienen en alerta dado que la saturación de los suelos puede generar deslizamientos y derrumbes. EFE

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí