Publicidad | Vea su anuncio aquí

Francia: las siete víctimas murieron de un tiro en la cabeza a "quemarropa"

Las siete víctimas de las matanzas de Toulouse y Montauban (sur de Francia) murieron de un tiro en la cabeza a "quemarropa" dijo este martes el fiscal de París de la República a cargo de la investigación, François Molins.

"Todas las víctimas fallecidas murieron por un disparo a quemarropa a la altura de la cabeza", declaró en una conferencia de prensa precisando que "no se abandona ninguna pista".

Molins añadió que el autor de los tres tiroteos de los últimos días, en los que murieron tres militares, un rabino, dos niños de 4 y 5 años, y una niña de 7, se sabe "perseguido" y es "capaz de pasar nuevamente al acto".

Es "un individuo extremadamente determinado, que tiene siempre el mismo modo operatorio, cuya acción es premeditada", afirmó el fiscal que dirige esta investigación, clasificada como antiterrorista.

"Todos tomamos nota" de que los tres ataques se produjeron en un lapso de pocos días, pero no hay certezas, añadió.

El hombre, que se desplaza en moto, mató a un militar el 11 de marzo en Toulouse, a otros dos militares el 15 de marzo en Montauban (55 km al norte), y el lunes a un rabino profesor de una escuela judía de Toulouse y a tres niños.

Los tres militares muertos eran de origen magrebí.

El fiscal de París, donde están centralizadas las investigaciones en virtud de la competencia antiterrorista de la fiscalía parisina, subrayó que las tres matanzas constituyen actos premeditados y de "terrorismo en el sentido jurídico". Recordó "que en derecho francés la definición de terrorismo no es una definición política sino una definición jurídica".

"Las circunstancias en que se cometieron estas tres matanzas perturbaron gravemente el orden público por la intimidación o el terror y pueden caracterizarse como actos de terrorismo en el sentido de la definición contenida en nuestro código penal", explicó.

El fiscal indicó que los investigadores procedieron a centenares de audiciones, pero no se procedió a ninguna detención.

El fiscal matizó las declaraciones de la mañana del ministro de Interior Claude Guéant, que había indicado que, según un testimonio, el asesino llevaba una pequeña cámara cuando cometía sus crimenes. No hay "certezas" sobre este punto, indicó.

ef/soh/nou/plh/pa/me

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí