Publicidad | Vea su anuncio aquí

Algunos disidentes siguen arrestados tras visita papal a Cuba (oposición)

Algunos disidentes cubanos, de por lo menos 150 que fueron detenidos preventivamente para impedir que se manifestaran durante la visita del papa Benedicto XVI a la isla, continuaban "bajo arresto" este jueves, denunció un opositor cubano a la AFP.

"De una u otra forma fueron detenidas más de 150 disidentes. Esta mañana (de jueves) quedaban algunos bajo arresto", dijo Elizardo Sánchez, quien dirige la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, que es ilegal pero tolerada por el gobierno comunista.

"El gobierno dibujó un escenario bajo el signo de los 'centenares' para acoger la visita papal: Centenares de disidentes fueron detenidos para que no asistieran a las misas de Benedicto XVI. Centenares fueron sometidos a arresto domiciliario con la misma finalidad. Centenares de teléfonos fijos y celulares de disidentes fueron desconectados", dijo Sánchez en un correo electrónico enviado a la AFP.

Señaló que su Comisión estaba todavía "documentando y verificando los casos de represión (durante la visita papal) y esto nos tomará un par de días".

Indicó que "todavía no hemos podido saber la identidad ni el paradero del hombre que fue detenido con gran violencia y golpeado brutalmente" tras gritar "abajo el comunismo, abajo la dictadura" cuando comenzaba el lunes la misa del papa en Santiago de Cuba, sureste de la isla.

Por su parte, la presidenta de las opositoras Damas de Blanco, Berta Soler, dijo a la AFP que estuvo detenida el miércoles durante "16 horas" junto a su marido, el ex preso político Angel Moya, para que no asistieran a la misa papal en la Plaza de la Revolución de La Habana.

Luego de visitar México, Benedicto XVI estuvo poco más de 48 horas Cuba, en la primera gira de un Papa desde la cumplida por Juan Pablo II en 1998, que marcó el deshielo en las relaciones entre la Iglesia y el régimen.

Sánchez afirmó que "el gran ganador con esta visita (fue) el propio régimen en términos de legitimidad internacional e imagen pública. La Iglesia cubana verá aumentar sus espacios para la necesaria labor pastoral".

"En cuanto a los derechos fundamentales de la gran mayoría de los cubanos, --especialmente derechos civiles, políticos, económicos y culturales--, esta trascendental visita no tendrá prácticamente impacto alguno", dijo.

"Los mensajes papales fueron muy cautelosos para no molestar al régimen: es obvio que la Iglesia católica, en Cuba y El Vaticano, quieren mantener y mejorar sus relaciones con el régimen", añadió.

Soler y Sánchez dijeron que este jueves les fue restituido el servicio de sus respectivos celulares, que estuvieron fuera de servicio durante la visita papal.

El gobierno cubano, que considera a los opositores como "mercenarios" de Estados Unidos, no ha informado sobre arrestos en la visita papal.

fj/ja

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí