Publicidad | Vea su anuncio aquí

La agricultura se extendió en Europa gracias a migraciones del sur (estudio)

Un análisis genético de huesos humanos de 5.000 años de antigüedad, descubiertos en Suecia, muestra que la agricultura se extendió en Europa en la Edad de Piedra con las migraciones provenientes del sur del continente, según el estudio publicado el jueves en Estados Unidos.

La investigación, realizada por un equipo sueco-danés y publicada en la revista estadounidense Science, arroja luz sobre un tema muchas veces debatido de la historia de la humanidad: ¿cómo se propagó la agricultura desde Medio Oriente a Europa?

Los científicos creen que la agricultura se originó en Medio Oriente hace unos 11.000 años, y llegó a la mayor parte de Europa continental hace unos 5.000 años.

Los últimos hallazgos sugieren que las técnicas de cultivo fueron introducidas por las poblaciones del sur que vivían en la región del Mediterráneo y llevaron sus conocimientos hacia el norte a las tribus de cazadores-recolectores.

Estos emigrantes de la cuenca mediterránea no sólo aportaron sus conocimientos en el cultivo de la tierra y cría de ganado, sino que también se reprodujeron con estos individuos, creando la base genética de las poblaciones europeas modernas.

"Analizamos los datos genéticos provenientes de dos culturas, una de cazadores-recolectores y otra de agricultores, que existían en la misma época y vivían a menos de 400 km unos de otros" en lo que actualmente es Suecia, explicó Pontus Skoglund, de la Universidad de Uppsala en Suecia, autor principal del estudio.

"El perfil genético de los agricultores de la Edad de Piedra coincide con el de personas que actualmente viven en la zona del Mediterráneo, en Chipre, por ejemplo", dijo Skoglund.

"Los resultados sugieren que la agricultura en toda Europa se propagó junto con la migración de las personas", agregó Skoglund.

"Si la agricultura se hubiera extendido únicamente como un proceso cultural, no veríamos a un agricultor en el norte con tal afinidad genética con las poblaciones del sur".

El coautor del estudio, Mattias Jakobsson, también de la Universidad de Uppsala, dijo que los dos grupos "tenían antecedentes genéticos completamente diferentes y vivieron uno junto al otro durante más de un millar de años hasta que finalmente se reprodujeron entre sí".

El resultado es una población europea actual que muestra fuertes influencias genéticas de los agricultores inmigrantes de la Edad de Piedra, a pesar de que persisten algunos genes del grupo de los cazadores-recolectores, dijeron los investigadores.

El estudio fue financiado por el Consejo Danés de Investigaciones Científicas, la Real Academia Sueca de las Ciencias y el Consejo Sueco de Investigación, así como por fundaciones privadas.

js/ksh/ad/emm

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí