Publicidad | Vea su anuncio aquí

ONU nombra al general Mood para dirigir la misión de observadores en Siria

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas nombró este viernes al general noruego Robert Mood para dirigir la Misión de Supervisión de la ONU en Siria (MISNUS), que controla sobre el terreno el alto el fuego entre el ejército y la oposición armada.

Mood ya estaba de camino a Damasco cuando los 15 miembros del Consejo aprobaron por unanimidad su nombramiento, propuesto por el secretario general de Naciones Unidas Ban Ki-moon.

El general noruego fue quien negoció con el régimen sirio el despliegue de los 30 primeros observadores militares para supervisar el cese de las hostilidades, que entró en vigor el 12 de abril, aunque ha sido violado reiteradamente desde entonces.

Mood, de 54 años, tiene una amplia experiencia en operaciones para el mantenimiento de la paz: entre 2009 y 2011 dirigió el Organismo de Naciones Unidas para la Supervisión de la Tregua en Oriente Medio (ONUST) y sirvió en dos ocasiones en la Fuerza Internacional de Seguridad de Kosovo (KFOR), en 1991-2001 y en 2002.

Al primer equipo de expertos enviado a Siria se le unirán proximamente más observadores, confirmó el viernes Ahmad Fawzi, portavoz del enviado especial de la ONU y de la Liga Árabe, Kofi Annan, quien presentó un plan de paz de seis puntos, entre los que se encontraba una tregua.

Quince observadores se encuentran ya en Siria trabajando, algunos en Homs y Hama (centro), principales feudos contestatarios del régimen sirio y blancos de los sangrientos bombardeos del ejército.

La MISNUS intentará desplegar otros 100 observadores militares no armados en el mes de mayo, de los 300 que pretende tener sobre el terreno, de acuerdo con el jefe de las operaciones para el mantenimiento de la paz de la ONU, Hervé Ladsous.

Varios países han criticado la lentitud para enviar expertos a Siria. Sin embargo, la ONU defiende que desplegar observadores no armados sin un acuerdo formal del cese de las hostilidades es una situación inédita.

La organización internacional también recuerda que hay que enviar el material necesario para la misión (40 vehículos blindados para 100 hombres) y que el gobierno sirio todavía no ha dado su consentimiento para que la misión utilice aviones y helicópteros para desplazarse.

Damasco también está poniendo problemas para permitir la llegada de observadores cuyos países pertenecen al llamado grupo de Amigos de Siria, que apoya a la oposición siria, entre los que se encuentran Estados Unidos, Francia, Alemania, Reino Unido, Arabia Saudí o Catar.

El nombramiento del general Mood coincide con la sistemática violación de la tregua, pese a la presencia de los observadores.

Al menos seis personas murieron el viernes, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), mientras que en Damasco, un ataque suicida dejó 11 muertos y 28 heridos, informó la televisión pública.

Ante esta situación "inaceptable", Ban exigió el jueves al régimen sirio que retire "sin demora" los tanques de la ciudades en las que se viola el plan de paz de Kofi Annan. La Unión Europea también acusó el viernes a Damasco de no mantener su palabra.

Sobre el terreno, los opositores empiezan a quejarse del trabajo de los observadores, al criticar inmovilismo.

Durante una manifestación en Homs el viernes, un ciudadano portó una pancarta con la pregunta "¿Es una misión de observación de alto el fuego o una misión de observación del fuego?", según imágenes difundidas por la oposición.

avz/spc/cd

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí