Publicidad | Vea su anuncio aquí

Comienza el juicio contra el grupo punk ruso Pussy Riot

Moscú, 30 jul (EFE).- El juicio contra tres integrantes del grupo femenino de punk Pussy Riot, acusadas de gamberrismo por cantar en el altar de la catedral Cristo Salvador de Moscú una canción contra presidente de Rusia, Vladímir Putin, arrancó hoy en medio de un gran dispositivo de seguridad.

La primera audiencia del juicio, que se celebra en el tribunal Jamóvnicheski de Moscú y que ha concitado gran atención en Rusia y en el exterior, fue transmitida en directo por internet.

Las acusadas, Nadezhda Tolokónnikova, Yekaterina Samutsévich y María Aliójina, que participaron en la vista desde una jaula de cristal situada a un costado de la sala, afrontan el cargo de gamberrismo motivado por odio religioso, delito que el artículo 213, punto "b", del Código Penal castiga hasta con siete años de cárcel.

El 21 de febrero de este año cinco integrantes de Pussy Riot irrumpieron encapuchadas en una zona restringida del altar del principal templo ortodoxo ruso.

Una vez allí, las mujeres se desprendieron de varias de sus prendas y comenzaron a tocar la guitarra eléctrica, a cantar y a bailar en ropa interior.

"Madre de Dios, echa a Putin", decía la canción, que en la que se acusaba al patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa, Kiril, de creer en el presidente de Rusia y no en Dios.

Tres de las integrantes del grupo fueron detenidas: las otras dos participantes en la acción no pudieron ser identificadas.

Las acusadas, en prisión desde marzo y que son consideradas presas de conciencia por Amnistía Internacional (AI), se declararon hoy inocentes del delito que se les imputa a través de declaraciones leídas por sus abogados defensores.

"No traicionamos a nuestra conciencia. Más de una vez, incluso funcionarios del Centro de Lucha contra el Extremismo, nos dijeron que si nos declarábamos culpables nos cambiarían la medida cautelar (prisión preventiva). No somos culpables", subrayó Tolokónnikova en su declaración.

Sin embargo, la acusada admitió que fue una "falta ética" hacer esa presentación punk en el templo, pero recalcó que ni ella ni sus compañeras pensaron en ese momento en que sus acciones "constituyeran una ofensa".

Samutsévich, por su parte, calificó su encarcelamiento como "el comienzo de una campaña de medidas represivas que busca reducir la actividad política de los ciudadanos e intimidar a los ciudadanos que participan activamente en política".

Al presentar la acusación, la fiscalía recalcó que la "misa punk" "Madre de Dios, echa a Putin" -como las propias roqueras llamaron a su representación- fue una "acción meticulosamente planeada para ofender los sentimientos y creencias de los adeptos a la fe cristiana y menoscabar los pilares espirituales del Estado".

Agregó, que las integrantes del grupo, "conscientes del carácter ofensivo de su aspecto y conducta para toda la Iglesia Ortodoxa Rusa planearon ocultar sus rostros bajo máscaras de colores".

La Iglesia Ortodoxa reaccionó indignada ante la profanación del templo y pidió un severo castigo contra las mujeres, mientras las cancillerías occidentales han pedido su inmediata liberación.

A la campaña internacional por la libertad de las tres mujeres se han sumado figuras del mundo musical de la talla de Sting o Peter Gabriel.

"Es horrible que las componentes de "Pussy Riot" puedan ser condenadas a una pena de siete años de cárcel", aseguró Sting en un mensaje divulgado por Amnistía Internacional y que fue recogido por las agencias rusas.

El músico británico aseguró que "disentir es un derecho natural e inalienable en cualquier democracia y los políticos deben asumir con tolerancia este hecho".

El grupo estadounidense "Red Hot Chili Peppers" también manifestó su apoyo a "Pussy Riot" en los multitudinarios conciertos que recientemente ofreció en Moscú y San Petersburgo, en los que su cantante, Anthony Kiedis, actuó ataviado con una camiseta con el nombre del grupo ruso.

Mientras, AI pidió hoy la inmediata liberación de las tres acusadas, aduciendo que protestar, aunque sea en una iglesia, no puede ser considerado un crimen punible, y calificó el juicio de "político". EFE

bsi/io/cr

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí