Publicidad | Vea su anuncio aquí

Dimiten dos directivos responsables del fracaso en la seguridad olímpica

Londres, 28 sep (EFE).- Dos directivos de la empresa G4S, encargada de garantizar la seguridad en los Juegos Olímpicos de Londres, dimitieron hoy después de que un informe calificara de "chapuza" su falta de previsión, que obligó al Gobierno a recurrir al Ejército para proteger el evento.

El documento evalúa el trabajo que se llevó a cabo para cumplir con el contrato que GS4 firmó con el Ejecutivo de David Cameron para encargarse de la seguridad de los Juegos.

David Taylor-Smith, jefe de Operaciones, e Ian Horseman Sewell, encargado de eventos globales, anunciaron su dimisión por su responsabilidad en el contrato, que ocasionó unas pérdidas para la empresa valoradas en 50 millones de libras (63,5 millones de euros).

Sí conservará su puesto el consejero delegado, Nick Buckles, que reconoció que todo el asunto había sido un "desastre vergonzoso", y prometió en consecuencia controlar de forma más rigurosa los términos de los nuevos acuerdos laborales.

Según se refleja en el informe, hecho por la empresa auditora PwC, el seguimiento del trabajo en seguridad "fue inadecuado" y la organización "no supo ver la magnitud del proyecto".

La empresa fue incapaz de aportar los 10.400 agentes a los que se comprometió por contrato, lo que provocó que el Gobierno británico recurriera a personal militar para completar al equipo encargado de la seguridad.

G4S aseguró que tanto Taylor Smith como Horseman renunciaron "por el interés de la compañía", la mayor empresa de seguridad privada del mundo con más de 650.000 empleados por todo el globo. EFE

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí