Publicidad | Vea su anuncio aquí

Empresarios de EE.UU. no esperan cambios en comercio con Cuba tras elecciones

La Habana, 6 nov (EFE).- Empresarios estadounidenses que participan en la Feria Internacional de La Habana coincidieron hoy en que las elecciones presidenciales en EE.UU. no conllevarán grandes cambios en la política comercial con Cuba, sobre la que Washington mantiene un embargo económico desde hace medio siglo.

"¿Habrá un cambio de la noche a la mañana con la nueva administración? La respuesta es no", resaltó hoy a Efe William Davis, vicepresidente de la compañía de operaciones portuarias "T. Parker Host" que trabaja en la costa este de Estados Unidos.

Davis, quien negocia con Cuba desde hace siete años, valoró que durante la Administración de Barack Obama se han visto "cambios sociales pero no económicos directos", en referencia a sus medidas para flexibilizar los viajes de norteamericanos y cubanoamericanos a la isla.

No obstante, cree que existe "un vínculo inseparable" entre ambos pueblos y confía en que "a medida que pase el tiempo, sin importar las administraciones, las relaciones entre EE.UU. y Cuba continúen mejorando".

Por su parte, el vicepresidente de ventas de la compañía "Riceland", Kevin McGilton, indicó a Efe que "el tema de Cuba no ha se ha discutido realmente en esta campaña" porque los candidatos se han centrado en asuntos como la economía interna.

"No estoy seguro de que hayan cambios relacionados con Cuba ahora mismo, ya sea que salga Obama o (rival republicano, Mitt) Romney", señaló McGilton, tras subrayar que, en lo que se refiere al comercio, en los últimos años ni el Gobierno de George W. Bush ni el de Obama cambiaron las leyes.

"El Gobierno cubano tiene que seguir pagando por adelantado antes de que enviemos cualquier producto acá, por ejemplo", añadió el empresario.

"Estamos aquí para decir que brindamos nuestro apoyo, que obviamente queremos que se levante el embargo para poder comerciar libremente con Cuba", sentenció.

En medio de la política de bloqueo económico y comercial que Washington aplica a La Habana desde hace medio siglo, en octubre de 2000 el entonces presidente demócrata Bill Clinton firmó una ley que autorizó la venta de alimentos y medicinas a la isla, siempre que el pago se hiciera en efectivo.

En 2001, George W. Bush exceptuó del bloqueo las exportaciones de alimentos agrícolas, cuyas ventas a la isla en 2008 llegaron a alcanzar los 801 millones de dólares y en 2009 los 675 millones de dólares.

Daniel Secondi, quien representa a la compañía norteamericana "Perdue Grain Old Seed" que exporta soja y harina a la isla, dijo a Efe que en su experiencia Bush "complicó" algunos asuntos como las licencias de viaje, en tanto Obama los "flexibilizó", pero "las bases de la reglamentación" para exportar a Cuba "fueron siempre las mismas".

"Gane Obama o gane Romney no creo que se modifique eso, porque obviamente los Gobiernos están interesados en que las exportaciones sigan. El negocio en sí va a seguir de la forma que está implantado en este momento", apuntó Secondi.

Para Michael Mauricio, representante de "Florida produce", con base en Tampa (Florida), si Obama resultara elegido hoy para un segundo mandato en los próximos cuatro años "pueden haber mejorías en el tema entre EE.UU. y Cuba".

"Si sale Romney, es posible que él apriete los vuelos y los negocios. Pero yo creo que Barack Obama va a ganar", pronosticó.

Mauricio, quien desde hace once años vende frutas a Cuba, recordó que en esta XXX edición de la Feria Internacional de La Habana participan varias firmas norteamericanas y en su mayoría son las mismas que comenzaron a negociar con Cuba hace una década.

"Muchos han venido y se han ido, pero nosotros seguimos tocando a la puerta porque seguimos vendiendo y eso es bueno", aseveró.

Por su parte, la televisión estatal cubana se hizo eco de la jornada electoral norteamericana para señalar que ninguno de los dos candidatos "desea la permanencia de la revolución" y ambos se "plantean destruirla" aunque con "estrategias diferentes", según el comentario de un periodista oficial.

Según su análisis, si gana Obama se mantendrían las facilidades que decretó sobre viajes y remesas pero también continuará "el apoyo financiero para la subversión interna".

"La política de Obama hacia Cuba es insuficiente y está muy lejos de un acercamiento político serio", dijo el analista local, quien opina Romney representa "peores perspectivas" porque promete "un regreso a las políticas de Bush". EFE

arj/sam/jrh

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí