Publicidad | Vea su anuncio aquí

Piñera admite que envidia la popularidad de Michelle Bachelet

Santiago de Chile, 12 nov (EFE).- El presidente de Chile, Sebastián Piñera, admitió hoy que siente envidia, "en el buen sentido de la palabra", por la popularidad de su antecesora en el cargo, Michelle Bachelet, favorita de todas las encuestas para las elecciones del próximo año.

"A uno le gustaría tener ese mismo apoyo y adhesión", precisó en una entrevista con radio ADN el mandatario conservador, al que recientes sondeos dan un nivel de aprobación de un 30 %.

Piñera, que este mismo lunes comenzará una gira de diez días por varios países europeos, añadió sin embargo que la envidia que le produce la popularidad de Bachelet no distorsiona su análisis crítico de la administración de la actual responsable de ONU Mujer, que a su juicio, "no dio grandes saltos ni en crecimiento, empleo, educación o salud".

En ese contexto, sostuvo que la exmandataria socialista (2006-2010) "es una gran candidata", pero el proyecto de la Concertación, la coalición de centroizquierda que la sustenta, "no conduce a ninguna parte".

Aunque Bachelet ha mantenido hasta ahora silencio sobre sus intenciones políticas de cara a las presidenciales del 2013, la derecha oficialista ya comenzó la carrera entre sus dos figuras más populares, los ex ministros Laurence Golborne y Andrés Allamand, que dejaron hace una semana sus cargos.

Golborne, un independiente que ha sido ejecutivo de empresas y fue ministro de Minería y Obras Públicas, es apoyado por la Unión Demócrata Independiente, mientras Allamand es el candidato de Renovación Nacional (RN), en el que ha militado desde su fundación.

Ambos ya han tenido algunos cruces verbales en sus primeros días de campaña y Piñera manifestó hoy que espera que la contienda entre ambos sea "de ideas y no confrontacional", pues así la derecha tiene, a su juicio, "amplias posibilidades" de ganar las elecciones de 2013.

Piñera reveló que les dijo a Golborne y Allamand "que no salieran a atacarse entre ellos, porque se van a dañar mutuamente pero adicionalmente, no hay que olvidar que uno de ellos va a ganar y va a necesitar el apoyo del otro".

Pese a que la derecha sufrió un traspié en las elecciones municipales del pasado 28 de octubre, en las que perdió una veintena de municipios, varios de ellos emblemáticos, como Santiago Centro, Providencia y Concepción, Piñera sostuvo hoy que la carrera presidencial "no está corrida", sino "absolutamente abierta".

Aunque Bachelet "sin duda que tiene un gran apoyo popular", "esta carrera presidencial no esta corrida, es un libro abierto", subrayó.

"Las personas se van a preguntar qué tan bueno fue el gobierno de Bachelet y el nuestro. Y desde ese punto de vista, el Chile que nosotros recibimos no creaba empleo, estaba muy estancado, y el Chile que vamos a entregar está creciendo con fuerza, creando empleos", añadió.

Según el mandatario conservador, un nuevo gobierno de la Concertación podría llevar a Chile a una crisis como la de Grecia o España.

"En mi opinión, el proyecto de la Concertación no conduce a ninguna parte, no queremos repetir la experiencia de España y Grecia por aplicar esas políticas, por lo tanto los candidatos de la coalición (oficialista) tienen buenas oportunidades", remarcó.

Al hacer un somero balance de lo que ha sido su gobierno, que concluirá en marzo de 2014, Piñera admitió que "nos ha faltado más humildad, más cercanía".

"Los chilenos quieren que a Chile le vaya bien, pero también ser más escuchados. Eso le he pedido a los ministros y eso es lo que va a marcar los últimos meses", indicó. EFE

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí