Publicidad | Vea su anuncio aquí

Medios ecuatorianos han tenido que emitir 158 cadenas este año, dice ONG

Quito, 16 nov (EFE).- El Gobierno del presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha obligado a televisiones y radios a emitir en ocho meses 158 programas oficiales, conocidos como "cadenas", lo que le pone en el segundo lugar en América Latina, detrás del venezolano, según dijo hoy la organización no gubernamental Fundamedios.

De acuerdo con sus cálculos, la Secretaría Nacional de Comunicación ha exigido la emisión de 1.365 cadenas desde 2007, cuando Correa asumió la presidencia, hasta el pasado agosto, que suponen un total de 11.793 minutos.

De enero a agosto de este año han sido 158 cadenas, con una duración acumulada de 1.030 minutos, aseveró Fundamedios, una ONG muy criticada por Correa.

Esas cifras colocan a Correa por delante de la presidenta argentina, Cristina Fernández, pero por detrás del venezolano Hugo Chávez, quien ha usado en lo que va de año 75 horas y 20 minutos en cadenas nacionales, según un cálculo de la ONG Monitoreo Ciudadano citado por Fundamedios.

La Presidencia no ha respondido aun a una petición de Efe para que confirme la veracidad de esos datos y responda a las aseveraciones de Fundamedios.

Un funcionario del departamento de comunicación informó de que el equipo de prensa se encuentra en España junto con Correa.

"Hay un uso absolutamente exagerado de las cadenas nacionales", dijo a Efe César Ricaurte, director de Fundamedios.

Explicó que esos programas deberían ser un mecanismo "excepcional", que se restrinja a mensajes "de altísimo interés público", como el anuncio de la dolarización de la economía ecuatoriana realizado por el presidente Jamil Mahuad en 2000.

En su lugar, el Gobierno de Correa las usa para "difamar" y "descalificar" a políticos opositores y periodistas, dijo Ricaurte.

Por ejemplo, el pasado martes el canal Ecuavisa tuvo que interrumpir una entrevista con Galo Mora, secretario del movimiento oficialista Alianza País, para colocar al aire una cadena que desmentía unas declaraciones de la asambleísta de oposición Cynthia Viteri.

La Secretaría de Comunicación ordenó solo al canal Ecuavisa emitir esa cadena y lo mismo ha hecho en otros canales de televisión y radio para rebatir posturas contrarias al Gobierno.

Al mismo tiempo Correa ha prohibido a sus ministros dar entrevistas a "negocios dedicados a la comunicación", entre ellos Ecuavisa.

El pasado martes las principales radios del país también emitieron un mensaje obligatorio de la Presidencia que calificaba al jurista Ramiro Aguilar, que había criticado un proyecto del Gobierno, como un "recadero insolente de la oligarquía", según Fundamedios.

Ricaurte dijo que la Presidencia determina la hora exacta a la que se tienen que emitir esos programas, producidos con fondos del Estado y de una duración de 3 a 15 minutos, y suele interrumpir espacios informativos.

Fundamedios resaltó como ejemplo que en 2011 el Gobierno dedicó al menos 13 cadenas a defender la demanda por injurias interpuesta por Correa contra el diario El Universo, "es decir defendió un juicio personal con recursos de todos los ecuatorianos", aseveró.

El mandatario critica prácticamente en todas sus intervenciones lo que él llama "la prensa corrupta", a la que acusa de anteponer sus intereses económicos a la ética periodística.

El año pasado defendió el uso de las cadenas, que dijo que responden a "un derecho legal que tiene el Gobierno".

"El rol de la Secretaría de Comunicación es precisamente ese: comunicar. Que no nos digan que sacamos muchas cadenas, que nos digan si estamos mintiendo, eso es lo que tenemos que discutir", dijo.

Afirmó que emitiría menos "si tuviéramos una prensa algo decente que publicara la verdad o, al menos cuando se equivocan o mienten, rectificaran las mentiras, pero nunca lo hacen".

En una entrevista publicada hoy por el diario español El País Correa propuso analizar si se deben tener más medios públicos y sin fines de lucro, y dado que la información es un derecho, "por qué no puede ser una función del Estado, como la justicia", dijo.

Ricaurte señaló, por su parte, que el hecho de que el Estado centralice la información "no garantiza un mayor pluralismo, al contrario, garantiza que va a haber una verdad oficial (...) La proliferación de medios privados es lo que debería garantizar el pluralismo". EFE

cma/ar

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí