Publicidad | Vea su anuncio aquí

Conmemoran 23 años de la matanza de seis sacerdotes jesuitas en El Salvador

San Salvador, 17 nov (EFE).- Cientos de salvadoreños conmemoraron hoy el 23 aniversario de la matanza de seis sacerdotes jesuitas y dos de sus empleadas a manos del Ejército de El Salvador, cuyo caso continúa en la impunidad, tras denegarse la extradición a España de los militares responsables.

La conmemoración de la matanza de los seis sacerdotes, cinco de ellos españoles, uno salvadoreño y dos de sus empleadas se llevó a cabo en las instalaciones de la Universidad Centroamericana "José Simeón Cañas" (UCA), de los jesuitas, donde cientos de estudiantes y representantes de diferentes sectores participaron en los actos religiosos y artísticos en su honor.

El acto principal fue la "Procesión de los farolitos", llamada así porque los participantes portaron faroles de velas y con los que recorrieron las instalaciones de la UCA, donde fueron asesinados a tiros los sacerdotes y las dos mujeres, el 16 de noviembre de 1989.

Un buen tramo de la ruta de la procesión fue adornada con alfombras de serrín y sal multicolor, algunas con las imágenes de las víctimas y otras con motivos religiosos.

La UCA también ha celebrado en los últimos días distintas actividades académicas y culturales como parte de la conmemoración del aniversario de la matanza.

"Celebrar este aniversario es también una manera de mantener vivo ese recuerdo y decir que la vida de los padres valió la pena y que continuar su ejemplo es algo que todos debemos hacer", dijo a Efe Andreu Oliva, rector de la UCA.

La matanza sucedió en el marco del conflicto armado interno de este país (1980-1992), cuando miembros del Ejército salvadoreño ingresaron a la UCA y mataron a los curas españoles Ignacio Ellacuría (rector de la UCA), Segundo Montes, Ignacio Martín-Baró, Armando López, Juan Ramón Moreno y al salvadoreño Joaquín López.

También en el hecho asesinaron a su cocinera Elba Julia Ramos y su hija Celina, de 16 años.

El caso aún continua en la impunidad tras 23 años de su ejecución, por lo que Oliva lamentó que este año el Gobierno a través de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) haya denegado la extradición a España de algunos de los presuntos militares implicados en la masacre.

El 8 de mayo pasado, la CSJ de El Salvador denegó la extradición a España de 13 de los 20 militares sospechosos de haber perpetrado la matanza, tras lo cual fuentes jurídicas anunciaron en Madrid que el caso sería archivado.

El juez de la Audiencia Nacional española Eloy Velasco pidió la extradición en 2011 después de admitir en 2009 una querella presentada por la Asociación Pro Derechos Humanos de España (APDHE), respaldada por el Centro de Justicia y Responsabilidad (CJA) de Estados Unidos, para investigar a los militares salvadoreños.

También el caso ha sido denunciado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Comisión IDH), de la Organización de Estados Americanos (OEA), después de que los familiares de las víctimas y la UCA agotaran en El Salvador las instancias judiciales, sobre todo para esclarecer la autoría intelectual de la matanza.

La CIDH recomendó en 1999 al Estado salvadoreño "realizar una investigación completa, imparcial y efectiva, de forma expedita conforme a estándares internacionales a fin de identificar, juzgar y sancionar a todos los autores materiales e intelectuales de las violaciones encontradas, sin perjuicio de la amnistía decretada" en 1993 por el Parlamento.

Los 20 militares salvadoreños acusados de la muerte de los sacerdotes y las dos mujeres fueron procesados en España bajo las acusaciones de asesinatos terroristas y de lesa humanidad o contra el derecho de gentes.

Este año la celebración tuvo como lema principal "una vuelta a los pobres por amor, es una vuelta al evangelio", frase del asesinado rector de la UCA, Ignacio Ellacuría. EFE

mmf/rsm/emr

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí