Publicidad | Vea su anuncio aquí

Los diálogos de La Habana comienzan con un alto el fuego temporal de las FARC

Soledad Álvarez

La Habana, 19 nov (EFE).- Las conversaciones de paz entre el Gobierno de Colombia y las FARC comenzaron hoy en La Habana con el anuncio de la guerrilla de un alto el fuego unilateral de dos meses para "fortalecer el clima de entendimiento necesario" en el diálogo que intenta poner fin al conflicto armado del país suramericano.

La dirección de las FARC ha ordenado a sus unidades el cese, en todo el territorio colombiano, de operaciones militares ofensivas y actos de sabotaje entre el 20 de noviembre y el 20 de enero, según una declaración leída por "Iván Márquez", número dos del grupo insurgente y líder del equipo negociador de la guerrilla en las actuales conversaciones de paz.

"Esta decisión política de las FARC-EP es una contribución decidida a fortalecer el clima de entendimiento necesario, para que las partes que inician el diálogo alcancen el propósito deseado por todos los colombianos", añade el comunicado titulado "Abriendo senderos hacia la paz" y fechado en las "montañas de Colombia".

La tregua de la guerrilla pretende mostrar su voluntad de "generar un medio ambiente político propicio para el avance de las conversaciones, en aras de alcanzar el compromiso de acordar un verdadero Tratado de Paz que ponga fin al conflicto social y armado, como es el anhelo de la mayoría de los colombianos".

Con este anuncio arrancó en la capital cubana la segunda fase del proceso de diálogo entre la guerrilla y el Gobierno de Juan Manuel Santos para intentar poner fin al conflicto armado que Colombia padece desde hace medio siglo.

Una pequeña sala del Palacio de Convenciones de La Habana acoge la negociación formal cuyo primer tema de debate será el problema de la tierra y el desarrollo agrario integral, uno de los cincos puntos de la "hoja de ruta" del diálogo pactado entre ambas partes.

El exvicepresidente Humberto de la Calle lidera el equipo negociador del Gobierno integrado, además, por el alto comisionado de Paz, Sergio Jaramillo; el exjefe de las Fuerzas Militares Jorge Enrique Mora, el exalto comisionado de Paz Frank Pearl y el representante de los industriales, Luis Carlos Villegas.

El exdirector de la Policía colombiana Óscar Naranjo, quien también forma parte de los negociadores plenipotenciarios, viajará a la isla el próximo martes.

Por parte de las FARC encabeza su delegación "Iván Márquez" (cuyo verdadero nombre es Luciano Marín Arango), quien llegó al Palacio de Convenciones de La Habana acompañado de Roberto Granda ("Ricardo Téllez"), Jesús Emilio Carvajalino ("Andres París"), y Luis Alberto Albán ("Marco León Calarcá").

También se pudo ver hoy a la guerrillera holandesa Tanja Nijmeijer que acaparó gran parte de los flashes a su llegada al Palacio de Convenciones de La Habana.

El que no está en La Habana es Juvenal Ovidio Ricardo Palmera, alias "Simón Trinidad", otro de los negociadores designados por las FARC pero que se encuentra preso en Estados Unidos.

Sin embargo, miembros de la guerrilla quisieron tenerle presente con una silueta de cartón a tamaño natural que llevaron hasta la sede del diálogo.

Según los cálculos de los delegados del Gobierno, el primer ciclo de las negociaciones formales durará unos díez días en los que los equipos trabajarán de forma bilateral por las mañanas y por separado durante la tarde.

En esas sesiones, en las que participan cinco negociadores por cada equipo, también están presentes representantes de los países garantes del diálogo (Cuba y Noruega) y de los "acompañantes" (Venezuela y Chile).

Los delegados del Gobierno de Juan Manuel Santos, que arribaron el domingo a La Habana, llegan a esta fase del diálogo concentrados en desarrollar un proceso de paz ágil y firme basado en "acuerdos prácticos que sean posibles" y que den resultados.

"Creemos que es el momento de las ideas y no el momento de las armas y ese es el llamado fundamental que le trasmitimos no solo a la comunidad interesada sino también a la propia organización guerrillera", afirmó Humberto de la Calle a su llegada a La Habana, en unas declaraciones divulgadas por su equipo de prensa.

Las conversaciones entre el Gobierno y las FARC se producen un mes después de instalarse en Oslo (Noruega) la mesa de diálogo pactada en el "Acuerdo General para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera".

Ambas partes llegaron a ese acuerdo, anunciado a finales de agosto, tras seis meses de conversaciones secretas en La Habana.

La agenda de este nuevo proceso de diálogo para la paz en Colombia consta de cinco puntos: el problema de la tierra, la entrega de las armas por parte del grupo guerrillero, la entrada de los rebeldes desmovilizados en la vida política, la solución al problema del narcotráfico y la reparación a las víctimas del conflicto. EFE

sam/lnm

(fotos) (audio) (informe a cámara)

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí