Publicidad | Vea su anuncio aquí

Organismos chilenos establecen protocolos ante riesgo de terremoto y tsunami

Santiago de Chile, 23 nov (EFE).- La Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) y el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (Shoa), establecieron hoy nuevos protocolos en Chile, el país más sísmico del planeta, ante el riesgo de un terremoto y un posterior tsunami.

En un documento entregado a la prensa, ambos organismos precisaron que ante un fenómeno telúrico de intensidad igual o superior a siete grados en la escala internacional de Mercalli, que va del uno al doce, la Onemi podrá establecer como medida precautoria una "evacuación preventiva".

"(Esta) se mantendrá mientras se procesan los datos por parte de los organismos técnicos. De esta manera, se focaliza en primera instancia la seguridad de las personas, ante un posible escenario de emergencia mayor", enfatizaron.

Recalcan que es el Shoa la entidad técnica encargada de evaluar las informaciones sísmicas preliminares y de nivel del mar para determinar la posibilidad de un tsunami en las costas de Chile y transmitir los boletines a Onemi, autoridades Navales y Marítimas, para que se adopten las medidas de protección de la población.

Además, ambos organismos realizan una detallada definición de los diferentes "estados" que se pueden dar durante una emergencia provocada por su sismo.

"El de carácter Informativo, indica poner atención dado que ocurrió un sismo importante, el estado de Alerta señala que el movimiento telúrico en una evaluación a priori que podría generar un tsunami, y el estado de Alarma, indica una inminente amenaza de un maremoto.

Posterior a ello, se destaca el estado de Cancelación, en el que si bien el Shoa puede decretar que ya no existe riesgo de un tsunami "no implica el regreso inmediato de la población a sus casas" dado que la Onemi debe evaluar que no existan otras situaciones de riesgo como fuga de gas, inundaciones importantes, entre otras.

También se trabaja en un nuevo protocolo, en el que se agrega el estado de Precaución que se utilizará tras la ocurrencia de un sismo lejano que pueda provocar diferentes corrientes que afecten a las actividades marítimas como pescadores o bañistas, por lo que la indicación es mantenerse alejado del mar.

Por otra parte, se estableció que ante la eventualidad de que todos los sistemas de comunicación entre Onemi y el Shoa fallaran, y por más de 20 minutos de ocurrido un sismo la Onemi no recibiera información de parte del Shoa, la Oficina de Emergencia dispondrá de una evacuación preventiva, la cual ampliará el radio de evacuación 250 kilómetros al norte y sur del punto donde se haya identificado la mayor intensidad.

Ambos organismos fueron duramente criticados tras el terremoto y posterior tsunami del 27 de febrero del 2010, fenómeno telúrico que dejó 526 personas muertas, 800 mil damnificados y más 30.000 millones de dólares en pérdidas, debido a la falta absoluta de coordinación entre la Onemi y el Shoa.

El año pasado se dio a conocer un vídeo que grabó la Onemi en el que se refleja precisamente la descoordinación que se registró ese día entre las autoridades, incluida la propia presidenta Michelle Bachelet y los mandos militares y en el que nunca se le indica a la población que huya hacia los cerros ante la ocurrencia de un tsunami.

Ello ocurrió pese a que el centro sismológico y de tsunami de Hawai hizo varias llamados a Chile previniendo que las costas de este país serían azotadas por un maremoto como consecuencia del terremoto de 8,8 grados de magnitud Richter ocurrido a las 03.34 horas (06.34 GMT) del 27 de febrero del 2010. EFE

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí