Publicidad | Vea su anuncio aquí

"El anillo del Nibelungo" se estrena en Buenos Aires resumido y argentinizado

Miguel Ángel Moreno

Buenos Aires, 24 nov (EFE).- Los amantes de la ópera están de enhorabuena por el próximo estreno mundial de una versión del "El anillo del Nibelungo", de Richard Wagner, en una sola representación, con un montaje "argentinizado" por su directora de escena, Valentina Carrasco, en el Teatro Colón de Buenos Aires.

Bajo el título "ColónRing" (anillo), la propuesta resume en siete horas y en una sola función las casi dieciséis del ciclo de cuatro óperas que escribió Wagner (1813-1883) para su representación en cuatro días consecutivos

El Colón, uno de los templos mundiales de la ópera, estrenará el próximo día 27 esta particular versión de Wagner, que no ha estado exenta de polémica.

Inicialmente, la representación iba a ser dirigida por la bisnieta del propio compositor, Katharina Wagner, que avaló la versión adaptada por el compositor alemán Cord Garben y trabajó en la escenografía, pero se desvinculó de la producción el pasado octubre por desacuerdos con la dirección del teatro.

Las diferencias entre la bisnieta de Wagner y el Teatro Colón sobre el tiempo necesario para los ensayos provocaron que, a menos de un mes para la fecha prevista del estreno, la argentina Valentina Carrasco recibiera la propuesta de hacerse cargo de la dirección escenográfica de la saga wagneriana.

"En el teatro evidentemente había una conmoción, el reparto tenía mucha ansiedad. Pero eso creó una energía, todo el mundo tenía ganas de ensayar y mucho entusiasmo", relató Carrasco en una entrevista con Efe.

Ante este desafío, la directora argentina, que formó parte durante doce años del grupo catalán "La Fura dels Baus", optó por admitir que "cierto caos" invadiera la obra, para incorporarlo al "carácter" de la ópera y "argentinizar" de alguna manera el montaje.

"Argentinizar la obra alude a cierta informalidad, pero también a la historia. Hubo partes de la historia que me recordaron a cosas que viví en Buenos Aires y esto me llevó a partes de la historia argentina", describió.

Carrasco vincula el oro robado por el "nibelungo" Alberico del fondo del Rin con la infancia robada por la última dictadura militar argentina (1976-1983), pero también en tantos otros países, y reconoce en "El ocaso de los dioses" el desencanto actual por la democracia en Argentina y Europa.

Los personajes también viven una actualización en su vestuario, llevado a los años ochenta y noventa, y reformulado en casos tan curiosos como el de las "ondinas" del Rin, las ninfas de Wagner que pasan a asemejarse mucho a las "marisqueras" de los puertos de Galicia, de donde Carrasco asegura haber tomado su inspiración.

Sin embargo, la historia, con el robo del oro del Rin, la forja del anillo, la maldición y la lucha entre los dioses por el poder permanece inalterada, y será vivida por el espectador de una forma más intensa, según Valentina Carrasco.

"Se intenta hacer una aventura, en la que uno se sumerge en el 'Rin' y vive los personajes en todo su recorrido. Se ve a los personajes de su apogeo y peripecias, a su decadencia y muerte; y se sale al final del día habiendo vivido todo", aseguró la directora argentina.

Si el compositor alemán necesitó casi 25 años para componer las cuatro óperas que forman "El anillo del Nibelungo": "El oro del Rin", "La Valkiria", "Sigfrido" y "El ocaso de los dioses", el espectador del Teatro Colón disfrutará de todas ellas en una función que comenzará a las dos de la tarde, con tres recesos para comer, y terminará hacia las once de la noche.

Tan solo dos funciones, para las que todavía no se han agotado las entradas disponibles, tendrá este maratónico resumen de la obra wagneriana en el Teatro Colón, un "Colón Ring" con una génesis muy accidentada, que espera agradar incluso al público más exigente.

"Incluso al público más 'wagneriano' le diría que no hay que tener miedo, porque Wagner es mucho más fuerte que todos nosotros. Su voz y su voluntad se escuchan por encima, no se pierden", concluye Valentina Carasco. EFE

mam/mar/me

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí