Publicidad | Vea su anuncio aquí

Diálogo de paz cumple una semana con un acuerdo para participación social

La Habana, 26 nov (EFE).- El diálogo por la paz en Colombia cumplió hoy su primera semana, durante la cual el Gobierno y las FARC han llegado a un acuerdo sobre la participación ciudadana en el proceso, una de las reclamaciones de la sociedad colombiana.

Este lunes la mesa de negociación no se ha reunido, en cumplimiento de la mecánica pactada por las partes de trabajar de forma conjunta tres días consecutivos para hacer una pausa en la siguiente jornada.

Tras siete días de diálogo, el primer acuerdo ha sido el anuncio de un Foro de Política de Desarrollo Agrario Integral que se celebrará en Bogotá el 17, 18 y el 19 de diciembre organizado por Naciones Unidas y la Universidad Nacional.

Se trata del primer mecanismo para que la sociedad civil colombiana plantee propuestas a la mesa de negociación, en este caso sobre el complejo problema de la tierra, que está en el origen del conflicto y que es también el primero de los temas fijados en la "hoja de ruta" de las conversaciones.

Y es que la participación ciudadana en el proceso de diálogo es una de las reglas de funcionamiento recogidas en el "Acuerdo General" que gobierno y guerrilla pactaron tras seis meses de conversaciones secretas en Cuba.

Salvo el anuncio de ese foro prácticamente nada ha trascendido del contenido de las conversaciones que se celebran en el Palacio de Convenciones de La Habana, donde el equipo negociador del Gobierno, que lidera el exvicepresidente Humberto de la Calle, se ha regido por la más absoluta discreción sin hacer declaraciones a la prensa.

Por contra, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han acaparado el protagonismo mediático con declaraciones diarias sobre diversos asuntos.

Lo más importante de estas declaraciones fue el anuncio de un alto el fuego unilateral de dos meses para facilitar el diálogo de paz que la guerrilla lanzó el día del arranque de la negociación en la capital cubana.

El Gobierno de Colombia por su parte ha mantenido su postura de ordenar que continúen las operaciones militares para blindar la seguridad en el país y porque no confía en que la guerrilla cumpla su tregua.

La guerrilla defiende que el alto el fuego se está cumpliendo aunque se defenderá si es atacada, al tiempo que acusa al Ejército de simular combates para responsabilizar a las FARC de incumplir su tregua.

A lo largo de estos días, los negociadores de la guerrilla encabezados por Luciano Marín Arango, "Iván Márquez", número dos de las FARC, se han mostrado optimistas con el proceso de diálogo, han negado que haya tensiones en la mesa de negociación y han arremetido contra el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, al que acusan de "sabotear" las conversaciones.

Otro protagonista de la semana ha sido "Simón Trinidad", alias de Juvenal Ricardo Ovidio Palmera, al que las FARC designaron como uno de sus negociadores a pesar de encontrarse preso en Estados Unidos cumpliendo una condena de 60 años de cárcel por secuestro.

Además de pedir a Estados Unidos el indulto para Trinidad, las FARC han querido tenerle presente en la mesa de negociación con una silueta a tamaño natural del guerrillero.

Sin embargo, "Simón Trinidad" seguirá preso en Estados Unidos, según ha manifestado Ricardo Zúñiga, asesor para América Latina en la Casa Blanca, en una entrevista publicada hoy en el diario colombiano El Tiempo.

Uno de los rostros del proceso de paz más perseguidos por los "flashes" esta semana ha sido el de Tanja Nijmeijer, la guerrillera holandesa que forma parte del equipo de negociación de las FARC y que diariamente ha acudido al Palacio de Convenciones junto a sus compañeros.

En este primer ciclo de las conversaciones, el acceso de los medios de comunicación al proceso de diálogo se ha limitado a esperar a primera hora de la mañana la llegada de las delegaciones al Palacio de Convenciones.

El día que se cumple la primera semana de diálogo, las FARC, en una carta en su página web, reclamaron hoy la repatriación de los cuerpos de la veintena de guerrilleros muertos en el operativo militar colombiano desplegado en 2008 contra un campamento en Ecuador y también la entrega de los restos del entonces número dos de esa guerrilla, "Raúl Reyes", que murió en el mismo lugar.

El cuerpo de Reyes fue llevado a Colombia por los militares y fue enterrado por la policía en un lugar no revelado. EFE

sam/ar

(audio) (informe a cámara)

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí