Publicidad | Vea su anuncio aquí

Obama y Romney hablan del liderazgo de EEUU en primer encuentro tras comicios

María Peña

Washington, 29 nov (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, y su exrival republicano, Mitt Romney, almorzaron hoy en la Casa Blanca, en un primer encuentro postelectoral centrado en la necesidad de preservar el liderazgo de Estados Unidos en el mundo.

El almuerzo de una hora se llevó a cabo en un elegante comedor anexo al Despacho Oval de la Casa Blanca, que posteriormente emitió un breve comunicado para describir el encuentro a puerta cerrada.

Romney, exgobernador republicano de Massachusetts y que perdió frente a Obama los comicios presidenciales de noviembre pasado, felicitó al reelegido mandatario demócrata por "el éxito de su campaña y le deseó lo mejor para los próximos cuatro años", dijo la Casa Blanca en un comunicado.

Sin embargo, el enfoque de la discusión fue "el liderazgo de Estados Unidos en el mundo y la importancia de mantener ese puesto" en el futuro, aseguró la residencia oficial.

Ambos "se comprometieron a mantenerse en contacto, particularmente si surgen oportunidades en el futuro para trabajar juntos en intereses compartidos", agregó la nota.

El almuerzo incluyó un "chili de pavo" y una ensalada de pollo asado al estilo del sudoeste del país, según la Casa Blanca.

El portavoz gubernamental, Jay Carney, evadió dar detalles sobre el almuerzo entre los antiguos rivales, que se realizaba simultáneamente a su rueda de prensa diaria.

"Estoy seguro de que compartirán, o ya lo han hecho, sus experiencias sobre la contienda" presidencial, indicó Carney, presionado por los periodistas que le recordaban la promesa de "transparencia total" de la Casa Blanca.

Obama está "muy interesado en algunas de las ideas del (exgobernador) Romney", insistió Carney, aunque el comunicado de la Casa Blanca no detalló esas ideas.

Carney tampoco pudo precisar si hay planes de ofrecerle un cargo a Romney en el nuevo mandato de Obama, que comenzará en enero, algo sobre lo que han especulado algunos medios.

Durante la contienda presidencial, Romney argumentó que su vasta experiencia empresarial al frente de la firma de inversiones Bain Capital le daba las credenciales para timonear la recuperación económica.

Sin embargo, Romney nunca pudo sacudirse la imagen de estar desconectado de la realidad del ciudadano de a pie, algo que quedó cimentado con la divulgación de un vídeo grabado en secreto en el que este se mofaba del "47 %" de votantes que apoyaban a Obama y que, a su juicio, sólo querían ser mantenidos por el Gobierno.

Pasados los comicios, Romney sostuvo un encuentro privado con donantes en el que dijo que Obama ganó por los "regalos" que ofreció a ciertos grupos de votantes.

Antes del almuerzo, Obama se reunió, también a puerta cerrada, con los premios Nobel estadounidenses de 2012, sin que haya transcendido información de esa cita.

El primer encuentro postelectoral entre Obama y Romney se llevó a cabo en unos momentos en que arrecia el debate en el Congreso sobre cómo evitar el "precipicio fiscal" a finales de año.

Si el Congreso y la Casa Blanca no logran un pacto fiscal, la mayoría de los individuos y empresas estadounidenses verán un aumento de impuestos sobre sus sueldos, ganancias de capital y dividendos y, paralelamente, el Gobierno se verá forzado a recortar drásticamente el gasto público.

Luciendo trajes oscuros con camisas blancas, Obama y Romney sellaron con un apretón de manos frente al emblemático escritorio del Despacho Oval, según consta en una foto distribuida por la Casa Blanca.

Romney, que aspiraba a convertirse en el primer presidente mormón en la historia de Estados Unidos, entró y salió del complejo de la Casa Blanca en un todoterreno urbano color negro, acompañado únicamente por un chófer.

El exgobernador de Massachusetts entró por un costado del Ala Oeste de la Casa Blanca, evadiendo al enjambre de periodistas, fotógrafos y camarógrafos que esperaban su llegada.

Pero su visita no estuvo libre de incidentes. El Servicio Secreto arrestó a un individuo no identificado que intentó bloquear el paso del auto de Romney.

El Servicio Secreto ofrece protección a candidatos presidenciales hasta el final de los comicios. EFE

mp/jms/dmt

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí