Publicidad | Vea su anuncio aquí

Cuba deroga norma de Fidel Castro que encareció llamadas telefónicas a EE.UU.

(actualiza con otros detalles)

La Habana, 30 nov (EFE).- El Gobierno de Cuba abaratará el monto de las llamadas internacionales entre la isla y EE.UU. tras derogar hoy un decreto ley firmado por el expresidente Fidel Castro en el año 2000 que establecía un recargo del 10 por ciento para esas comunicaciones entre ambos países.

"Se reducirá el monto a pagar por las llamadas entre Estados Unidos y Cuba", afirmó este viernes un comunicado divulgado por el Centro de Prensa Internacional, órgano dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores de la isla, según el cual la decisión del Gobierno "beneficiará también la comunicación entre la población cubana y la emigración".

El comunicado, que no precisa cuándo entrará en vigor la nueva tarifa, recordó que en el año 2000 el Gobierno cubano implementó un monto para las llamadas entre los dos países "en legítima respuesta al robo de los fondos que adeudaban" a Cuba compañías de telecomunicaciones norteamericanas.

"Se ha evaluado que en las actuales condiciones tecnológicas y de operación del tráfico telefónico internacional la reducción del monto a pagar por las llamadas facilitará el crecimiento de las comunicaciones telefónicas internacionales con origen o destino en nuestro país", añade.

El decreto implementado en el 2000 estableció un recargo del 10 por ciento sobre la tarifa básica por minuto de duración de cada llamada telefónica internacional entre Estados Unidos y Cuba o viceversa, incluyendo las que se realizaban a través de terceros países.

Aquella ley fue interpretada como la respuesta de La Habana a una enmienda legislativa aprobada por el Congreso de Estados Unidos que permitió emplear el importe de los fondos cubanos congelados en ese país para indemnizar a los familiares de tres pilotos muertos en el derribo de dos avionetas anticastristas por cazas de la isla en 1996.

La normativa del 2000 indicaba que el cobro del impuesto se mantendría vigente "hasta la devolución total de los fondos cubanos ilegítimamente congelados en EE.UU. con los intereses correspondientes".

Con la nueva medida anunciada este viernes, el Gobierno del presidente Raúl Castro parece sumar otro gesto a su política de normalizar las relaciones entre la isla y los cubanos que viven en el exterior, cuya mayor comunidad se encuentra en EE.UU.

En octubre pasado La Habana dio un importante paso en ese sentido al dar luz verde a una esperada reforma migratoria que entrará en vigor en enero de 2013 y flexibiliza los viajes de los cubanos al exterior y de los emigrados a la isla.

Como parte de esa reforma, Cuba normalizará incluso la "entrada temporal" al país de los emigrados que considera "ilegales", incluidos médicos y deportistas que desertaron o abandonaron el país en los años noventa.

En su primer mandato, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, suavizó por su parte las restricciones sobre las remesas y los viajes a la isla de los cubanoamericanos.

Además, Obama implementó una flexibilización de las normas sobre los viajes a Cuba desde Estados Unidos para algunos grupos como estudiantes, académicos, periodistas o miembros de organizaciones religiosas, con el objetivo de aumentar los contactos "entre los pueblos" y apoyar a la sociedad civil cubana.

En el marco de diferendo político que ambos países mantienen desde hace más de medio siglo, La Habana considera que esas medidas del presidente norteamericano son insuficientes, y ha denunciado su "endurecimiento" del embargo a la isla.

El Gobierno cubano ha reclamado a Obama que en su nuevo mandato inicie "una nueva política" hacia la isla con el levantamiento del bloqueo económico y comercial que EE.UU. aplica a La Habana desde 1962. EFE

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí