Publicidad | Vea su anuncio aquí

La India allana el camino a los gigantes extranjeros del comercio minorista

Igor G. Barbero

Nueva Delhi, 5 dic (EFE).- El Parlamento indio decidió hoy abrir el comercio minorista multimarca a los inversores extranjeros, en una votación que abre las puertas del país a gigantes como Carrefour o Walmart y da impulso al espíritu reformista del Gobierno.

La iniciativa, que permite a las empresas foráneas tener un 51 % de los proyectos, recibió el sufragio favorable de 253 de los 471 diputados que ejercieron su derecho, mientras que 218 legisladores de la Cámara Baja (Lok Sabha) votaron en contra de la misma.

Los diputados habían debatido acaloradamente desde ayer la reforma, que había sido aprobada por el Ejecutivo el pasado septiembre y que ahora deberá superar también el filtro del Senado del país, previsiblemente este viernes.

La apertura del comercio minorista no ha sido un caballo de batalla fácil para el Gobierno.

Planteó la medida por primera vez a finales de 2011 pero se retractó al ver que suscitaba gran rechazo entre partidos opositores y aliados, los cuales aprovecharon la coyuntura para enhebrar discursos populistas en defensa del pequeño comerciante.

Sin embargo, la desaceleración de la economía del país disparó críticas de inacción por parte de analistas, cámaras empresariales y de industria hacia el Ejecutivo, que terminó reflotando la iniciativa este año.

El Gobierno está sustentado por la Alianza Progresista Unificada (UPA), una coalición que lidera el Partido del Congreso de la dinastía Nehru-Gandhi y que recibe apoyo interno o externo de una larga lista de fuerzas regionalistas y minoritarias.

De hecho, dos de los socios externos más importantes, el Bahujan Samaj Party (SBP) y el Samajwadi Party (SP), ordenaron a sus 41 diputados ausentarse de la votación de hoy para mostrar rechazo por la reforma sin dificultar al Partido del Congreso.

"Cincuenta millones de empleos en el sector minorista serán destruidos. La decisión olvida los intereses de 200 millones de campesinos y de sus familias, y se aprobó bajo presión de las compañías extranjeras", denunció el líder del SP, Mulayam Singh.

Durante su alocución en la Cámara Baja, el ministro indio de Comercio, Anand Sharma, hizo un llamamiento a la calma y aseguró que "no se trata de una medida tomada de un día para otro".

"Hemos consultado a partidos políticos, foros de consumidores y sindicatos de campesinos", afirmó Sharma, que agregó que cada Estado indio podrá decidir en última instancia, según la agencia IANS.

En esta línea, el analista económico Anjit Roy desmintió a Efe que la reforma vaya a suponer la desaparición de "millones de puestos de trabajo" y valoró que puede ayudar a "potenciar la creación de infraestructuras y mejorar la calidad del producto".

Sin embargo, en las tradicionales "kiranas", las pequeñas pero populares tiendas que dominan actualmente el sector, no se perciben los aires de cambio con mucho entusiasmo.

"La medida es peligrosa, va a afectar a muchas familias. En unos años, las grandes empresas extranjeras podrán robar en el país a sus anchas", criticó Vikash Gupta, un comerciante de un barrio céntrico de Delhi.

Gupta, cuya familia ha regentado durante tres generaciones una tienda de ultramarinos, fue uno de los pocos comerciantes que aceptó responder a preguntas de Efe, en su mayoría molestos por el asunto, y abogó por lanzar protestas a partir de ahora.

"Al principio los precios serán razonables para atraer a la gente, pero una vez que las compañías (extranjeras) se estabilicen, los precios comenzarán a crecer", dijo Siddartha Bose, un consumidor.

Según datos de la industria, la llegada a la India de empresas como Walmart, Carrefour o Tesco, ya presentes en la distribución mayorista, podría hacer que el valor del sector se doblarse de aquí a 2015 y llegase a rondar los 800.000 millones de dólares.

El voto favorable en el Parlamento aleja de momento los fantasmas de un Gobierno débil y acuciado por escándalos de corrupción, sobre el que se había barajado incluso que podría convocar elecciones anticipadas si fracasaba en sus ofensivas reformistas.

El PIB indio creció en el último trimestre (julio-septiembre) a un magro 5,3 %, una marca que consolida la tendencia de notable desaceleración de la economía del país. EFE

igb/chs

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí