Publicidad | Vea su anuncio aquí

Se elevan a 238 los muertos por el tifón "Bopha" en Filipinas

(Actualiza cifras)

Manila, 5 dic (EFE).- Las autoridades de Filipinas elevaron hoy más de 238 la cifra de personas muertas en las inundaciones y corrimientos de tierra que ha causado el tifón "Bopha" a su paso por el sur del país, donde además hay decenas de desaparecidos y más de 214.000 desplazados.

La casi totalidad de las víctimas mortales pertenece a las provincias del Valle de Compostela y Davao, en el este de la isla de Mindanao, por donde ayer entró el tifón con vientos sostenidos de 175 kilómetros por hora.

Al menos ocho cadáveres fueron localizados en la provincia de Surigao del Sur, donde se ha declarado el estado de calamidad, y un hombre de 31 años falleció por un árbol abatido por los vientos huracanados en Misamis Occidental.

Las autoridades prevén que la cifra final de fallecidos sea mayor porque hay decenas de personas dadas por desaparecidas y muchos lugares donde todavía siguen adelante las tareas de búsqueda.

Las Fuerzas Armadas se han sumado a las operaciones de rescate y asistencia de los damnificados, pero las condiciones del tiempo y la situación en que ha quedado el terreno donde se les necesita dificultan sus tareas.

El comandante general Ariel Bernardo, jefe de la X División de Infantería, señaló por la radio dzBB que han enviado dos compañías al Valle de Compostela, pero añadió que los militares también han sido "víctimas de la tormenta".

"Nada ha quedado en pie en uno de nuestros cuarteles y todo el equipo de comunicación ha sido destruido", apuntó el militar.

"Bopha" o "Pablo", como lo llaman los filipinos, ha perdido fuerza desde que entró en Filipinas y ahora se aleja con vientos sostenidos de 120 kilómetros por hora hacia el Mar de China Meridional por la isla de Palawan (oeste).

Al menos 213.502 personas se han quedado en Mindanao y la región de Visayas (centro) sin un hogar al que acudir, por lo que deben confiar en los centros de acogida o en la solidaridad de los vecinos.

Los centros habilitados por las autoridades atienden en la actualidad a 169.907 personas, según los últimos datos oficiales.

Las autoridades se habían preparado para la llegada del tifón con la reubicación de las personas en zonas de riesgo y la suspensión de las clases en las provincias afectadas, entre otras medidas.

Aún así, la fuerza del huracán y las copiosas lluvias que le acompañan han superado todos las previsiones.

"Bopha" cierra la temporada de tifones en Filipinas, estación que todos los años atrae entre 15 y 20 tifones y que empieza por lo general en junio y concluye en noviembre. EFE

jc/zm/mr

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí