Publicidad | Vea su anuncio aquí

Falcao, Messi, Özil, Manucho, Soldado y Caparrós

Roberto Morales

Madrid, 9 dic (EFE).-

.

-- RADAMEL FALCAO

El 'tigre' volvió a salir de caza y atrapó más presas que nunca. Falcao marcó cinco tantos al Deportivo de la Coruña, con un hambre asombroso. Siempre queriendo más en una nueva noche mágica en el Atlético de Madrid. La tercera para el recuerdo tras la final de la Liga Europa, en Bucarest ante el Athletic Club, y aquella Supercopa de Europa en la que devoró al Chelsea, campeón de Europa.

Falcao es el mejor 9 del mundo. Se levantó con carácter y goles de un mal día en el Santiago Bernabéu. En el escenario donde el Atlético tenía que confirmar si era candidato al título sufrió un capítulo de impotencia. El balón no le llegó. Cuando recibe centros los hace oro. Hasta en cinco ocasiones ante el Depor. Ni Leo Messi lo ha conseguido aún en Liga. En el Siglo XXI solo Fernando Morientes lo había firmado ante la Unión Deportiva Las Palmas.

.

-- LEO MESSI

Nada es inaccesible para Messi. Cada récord que supera, cada vez que inscribe su nombre en una nueva gesta engrandece su leyenda. Era cuestión de tiempo tras pasar por la derecha al mito brasileño Pelé, alcanzar al alemán Gerd 'Torpedo' Müller, convertirse en el mayor goleador de la historia en un año natural. De momento suma 86 tantos y aún tiene tres partidos para aumentar.

En Argentina se debate si puede llegar al nivel de Diego Armando Maradona. En España, donde mejor se conoce cada hazaña del pequeño Leo, como poco ya se les equipara. Messi ya está entre los grandes de la historia. Con solo 25 años. 86 goles en 66 partidos. Números de otro planeta. Como el quinto doblete consecutivo para el Barça en la visita al Real Betis, que le permite mantener la cómoda distancia sobre sus perseguidores.

.

-- MESUT ÖZIL

Cuando más se le señala, se le acusa de intermitencia y es el primer sustituido en los partidos que el Real Madrid comienza con derrota, Özil más se reivindica. En Pucela, con pocos grados de temperatura y un terreno de juego duro, sacó a relucir su magia. Inventó una jugada antes del descanso para levantar a su equipo y evitar la sustitución. Calidad pura en la combinación con Benzema, el compañero que mejor le entiende.

Y acabó dando la victoria con un perfecto lanzamiento de falta. Dos le ha dejado Cristiano y las dos las ha marcado para dar triunfos. Özil no lo ha pasado bien en el inicio de temporada. Señalado por Mourinho al ser más sustituido en el descanso, ha respondido con trabajo, añadiendo a su virtuosismo en el juego un sacrificio defensivo que antes desconocía. Cuando el balón pasa por él cambia el sentido del ataque madridista. Del individualismo al juego asociativo gracias a un mago alemán.

.

-- MANUCHO

Con su 1,88 de estatura Mateus Alberto Contreiras Gonçalves 'Manucho' hizo temblar a la defensa madridista en un defecto eterno, la defensa en acciones a balón parado. Remató todo y marcó dos goles en acciones en las que todos los rivales se miran buscando culpables. Provocó que el Real Madrid tuviese que luchar hasta el final por conquistar el triunfo en Zorrilla.

La valentía de Miroslav Djukic y el juego atractivo que propone con un modesto como el Valladolid, tiene su punta de lanza en un delantero angoleño irregular. Capaz de ser letal ante un grande y fallar claras ocasiones en partidos en los que se le necesita. Tras estar casi fuera del club, esta temporada muestra un crecimiento como jugador que le ha hecho titular en un equipo que respira buen fútbol.

.

-- ROBERTO SOLDADO

Antes del estreno de Ernesto Valverde en el banquillo valencianista, Roberto Soldado protagonizó una conferencia de prensa repleta de autocrítica y sinceridad. Palabra de capitán. Apuntó al vestuario como principal responsable de la sorprendente destitución de Mauricio Pellegrino.

Días después los jugadores se unieron más que nunca para reaccionar. Fue en el Reyno de Navarra. Tres detalles de Valverde animando a ser valientes y adelantar la línea de presión a un equipo que volvió a mostrarse unido en el campo. Soldado hizo el resto. Cazó una en un estadio donde tras su salida obligada del Real Madrid comenzó a demostrar sus cualidades como delantero centro en Primera División. No lo celebró. Y se fue agradecido a una afición que aún le quiere. El Valencia se levantó liderado por un futbolista que habla claro dentro y fuera del campo.

.

-- JOAQUÍN CAPARRÓS

Sufre sus momentos más bajos como entrenador del Mallorca. Meses después de perfilarse como aspirante a equipo revelación se ve condenado por una racha nefasta. El único equipo que aún no ha ganado a domicilio en la Liga española y diez jornadas sin saborear el triunfo, desde el 23 de septiembre, le dejan a un punto del abismo.

Caparrós se ha ganado que pocos duden de él. De su compromiso y trabajo. Currante nato, enfermo del fútbol, admite que su equipo no tiene alma pero que lo recuperará. Que están tocados pero no muertos. La realidad es que no tenía plantilla para luchar por nada más que no sea la salvación, pero tampoco la tiene para descender. Cuando la plantilla se contagia de su carácter competitivo los buenos resultados llegan. Seguro que en Palma de Mallorca volverá a salir el sol. EFE

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí