Publicidad | Vea su anuncio aquí

La guerrilla comunista declara una tregua por el tifón "Bopha" en Filipinas

Manila, 10 dic (EFE).- La guerrilla comunista de Filipinas anunció la suspensión de sus acciones armadas en las provincias del sur del país afectadas por el tifón "Bopha", mientras continúan las tareas de búsqueda de desaparecidos, informó hoy la prensa local.

Las autoridades filipinas elevaron hoy a 647 los muertos causados por el tifón que asoló la semana pasada el centro y sur del archipiélago, mientras que 780 personas continúan desaparecidas y los heridos ascienden a más de 1.400.

El ilegalizado Partido Comunista de Filipinas (PCF) dijo que unidades del Nuevo Ejército del Pueblo (NEP), su brazo armado, han sido "los primeros en llevar a cabo operaciones de rescate y en asistir al pueblo ante esta calamidad", en un comunicado reproducido por la televisión GMA News.

"A la luz de consideraciones humanitarias urgentes, el NEP puede suspender temporalmente operaciones militares ofensivas contra las Fuerzas Armadas de Filipinas", indicó el PCF.

El "Bopha", que provocó severos corrimientos de tierra e inundaciones entre el martes y el jueves de la semana pasada, destruyó más de 25.000 viviendas, muchas de ellas chamizos, y afectó a otras 21.000.

Los daños en infraestructuras y agricultura ascienden a más de 7 millones de pesos (173,8 millones de dólares o 134,7 millones de euros).

Según el Consejo Nacional de Prevención y Respuesta a los Desastres hay 5,4 millones de afectados en 30 provincias y 302.000 personas que han perdido sus casas, aunque sólo 133.000 se encuentran en centros de evacuación.

En la nota, la organización comunista llamó a la comunidad internacional a proporcionar asistencia a las organizaciones de la población implicadas directamente en el desastre "para garantizar que la ayuda alcanza a la población".

También culpó al Gobierno del presidente filipino, Benigno Aquino, por "permitir que continúen grandes operaciones de minería a pesar del daño causado en el medio ambiente y que estas expongan la población a estas calamidades".

A pesar del anuncio de tregua el portavoz del Ejército filipino, el coronel Arnulfo Burgos, dijo al mismo canal de televisión que las fuerzas armadas mantendrán sus operaciones de seguridad.

"Negativo a la tregua. Sobre su declaración, si realmente quieren paz y estabilidad para nuestro país, y un progreso y desarrollo sin obstáculos, deberían abandonar la violencia armada que continúa dañando la paz de nuestros queridos ciudadanos", dijo Burgos.

El Nuevo Ejército del Pueblo cuenta en sus filas con unos 6.000 combatientes y lleva 43 años alzado en armas en un conflicto que causa víctimas casi todas las semanas. EFE

jc/jcp/alf

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí