Publicidad | Vea su anuncio aquí

Cameron pide perdón por la connivencia del Estado en un asesinato paramilitar

Londres, 12 dic (EFE).- El primer ministro británico, David Cameron, pidió hoy perdón por la "escandalosa" implicación de las fuerzas del orden en el asesinato en 1989 del abogado católico norirlandés Pat Finucane, pero negó una "conspiración del Gobierno" de la época, una versión que ha sido rechazada por la familia.

En una intervención en el Parlamento de Londres, Cameron dio a conocer el contenido de una revisión efectuada por el abogado Desmond de Silva sobre tres investigaciones anteriores, que ya destaparon la connivencia de las fuerzas de seguridad de la provincia británica con paramilitares protestantes en uno de los asesinatos más controvertidos del conflicto norirlandés.

Como ya hizo el pasado año, el líder conservador pidió perdón a la familia de Finucane, conocido letrado de miembros del Ejército Republicano Irlandés (IRA) que fue asesinado en su casa, delante de su familia, por un pistolero del grupo terrorista Asociación para la Defensa del Ulster (UDA).

Geraldine Finucane, viuda del abogado, tildó hoy el informe de "engaño" y aseguró que la "verdad" sobre la muerte de su marido y "de muchos otros" no ha salido aún a la luz, ya que esta nueva pesquisa ha sido un intento de "barrer la suciedad bajo la alfombra".

El nuevo informe, dijo hoy Cameron, halló "niveles escandalosos de confabulación estatal", en la que "empleados estatales" trabajaron "activamente" para "facilitar y promover" el asesinato del abogado, aunque descartó la existencia de una "conspiración estatal general".

Según el documento de 500 páginas, agentes de los servicios de inteligencia del Ejército británico y del antiguo servicio de Policía norirlandés, el Royal Ulster Constabulary (RUC), conocían los planes de la UDA para asesinar a católicos, entre ellos Finucane.

Las fuerzas de seguridad de la región también son culpables de "cometer actos para derrotar a la Justicia", mintiendo "deliberadamente" y "obstruyendo" el curso de las investigaciones sobre el asesinato de Finucane.

En este sentido, recordó Cameron, mandos del Ejército británico ofrecieron después información "errónea y engañosa" al Ministerio de Defensa, aunque reiteró que el Ejecutivo de la época nunca tuvo conocimiento previo sobre los planes de la UDA ni de los intentos de las fuerzas del orden para ocultar el caso.

Con este informe, el primer ministro británico dio por zanjado este asunto, a pesar de que la familia de Finucane ha pedido una investigación pública que se desarrolle bajo los mismos términos que la del "Domingo Sangriento".

Las conclusiones de esta investigación obligaron en 2010 al Gobierno británico a pedir perdón y reconocer que los 14 manifestantes muertos a tiros por el Ejército británico en las calles de Derry (Irlanda del Norte) en 1972 eran inocentes.

Sólo uno de los tres terroristas que participaron en el asesinato de Finucane, Ken Barrett, fue condenado en 2004 a 22 años de cárcel por la muerte del abogado.

Barrett colaboraba como informador para los servicios secretos del RUC, de mayoría protestante, mientras que los otros dos cómplices, William Stobie y Brian Nelson, también trabajaron como espías para las fuerzas de seguridad norirlandesas y británicas.

Stobie fue asesinado por paramilitares protestantes en diciembre de 2001 en un ajuste de cuentas, mientras que Nelson falleció en abril de 2003 de un cáncer de pulmón. EFE

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí