Publicidad | Vea su anuncio aquí

Confianza de las pymes brasileñas cae en primer trimestre 2013, según índice

Sao Paulo, 12 dic (EFE).- La confianza del pequeño y mediano empresario brasileño para el primer trimestre del próximo año decreció un 1,8 por ciento respecto a los tres meses precedentes, aunque las expectativas sobre inversión y empleo son positivas, según un índice divulgado hoy.

El indicador IC-PMN, divulgado por el Banco Santander y el Instituto de Enseñanza e Investigación (Insper), refleja el retroceso de la confianza de las pymes brasileñas que para el primer trimestre de 2013 se sitúa en 73,2 puntos, frente a los 74,6 que alcanzó en el cuarto trimestre de este año.

Los empresarios se encuentran "un poco más pesimistas" respecto a la evolución de su negocio, dijo en una teleconferencia con la prensa el profesor de economía del Insper José Luiz Rossi.

El índice, elaborado con las respuestas de 1.390 empresarios de todo Brasil a entrevistas telefónicas realizadas entre el 26 y el 29 de noviembre, arroja un retroceso de la confianza de todos los aspectos relacionados con su negocio como la facturación, el beneficio y su ramo de actividad, así como también para el conjunto de la economía.

Sin embargo, los empresarios se mostraron optimistas sobre el mantenimiento de los puestos de trabajo y la previsión de acometer inversiones.

Rossi destacó como elemento positivo el repunte de la confianza en las inversiones, aspecto que presentó el mayor aumento porcentual, del 0,8 por ciento, al pasar de 71,3 en el tercer trimestre de este año a 71,8 para el primero de 2013.

Los empresarios de los sectores industrial y comercial fueron más pesimistas que los especializados en servicios.

La confianza de estos últimos subió un 1,4 por ciento al pasar de los 73,3 puntos alcanzados entre octubre y diciembre de 2012 a los 74,3 de los tres primeros meses del año entrante, lo que convierte a los servicios en el sector más optimista.

Para Rossi, esa confianza puede estar ligada al hecho de que los servicios son un sector muy vinculado al empleo y a la renta de las familias, parámetros que gozan de estabilidad económica.

Mientras, el superintendente de pymes del banco Santander en Brasil, César Fischer, señaló que el comerciante suele estar en contacto directo con su negocio y por tanto tiene una percepción muy próxima a las oscilaciones de la economía.

Agregó que en el sector servicios, donde se establecen contratos por periodos más amplios, la percepción de lo que ocurre en la calle tarda más en producirse.

Asimismo, los datos revelan que hasta un 38,8 por ciento de los empresarios de pymes desconoce si utilizará más o menos créditos y préstamos en el próximo trimestre.

Este último dato fue interpretado por los expertos como resultado de que una parte importante de las pequeñas y medianas empresas brasileñas carecen de una planificación financiera adecuada. EFE

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí