Publicidad | Vea su anuncio aquí

Detenido por tiroteo en Uruguay planificaba atentar contra la Presidencia

Montevideo, 20 dic (EFE).- El caso del uruguayo que el pasado fin de semana protagonizó un extraño tiroteo sin víctimas en un centro médico dio hoy un nuevo giro con una versión periodística según la cual planeaba atentar contra la Presidencia y el Parlamento.

Efe consultó con representantes del Ministerio del Interior, la Policía y la Presidencia sobre esa versión de semanario Búsqueda pero todos rehusaron confirmarla o desmentirla.

Según el semanario, la policía habría encontrado en el domicilio del detenido, de 18 años, una serie de documentos que mostrarían su intención de atacar las sedes del Ejecutivo y el Legislativo y la estación de autobuses de Tres Cruces, todas ellas en Montevideo.

Al parecer también pretendía atentar contra personalidades como la embajadora estadounidense en Uruguay, Julissa Reynoso.

La policía halló fotografías de la Torre Ejecutiva, sede del Gobierno, inscripciones a mano en árabe y ruso, y presuntas comunicaciones con el extranjero.

Búsqueda sostiene que el asunto fue comunicado al presidente José Mujica.

El joven detenido, del que solo se sabe que es hijo único y buen estudiante, causó pánico en un centro médico privado de la ciudad de Paysandú (noreste de Uruguay) el pasado fin de semana al disparar tres veces sin causar víctimas, supuestamente para emular al autor de la masacre del viernes en una escuela de Newtown (Estados Unidos).

Tras entrar en el baño del centro médico, hizo un primer disparo para asegurarse de que el arma funcionaba.

El segundo disparo fue contra un policía retirado que se acercó a la zona donde estaba el joven y al que la bala le pasó muy cerca de la cabeza.

El tercero fue contra el techo, mientras los pacientes del centro médico abandonaban asustados el lugar instantes antes de que llegara la Policía y lo detuviera.

Fuentes de la Policía de Paysandú indicaron a Efe que gracias a la "rápida" intervención de los agentes, que en pocos minutos llegaron al lugar y redujeron al joven, "no hubo lesionados".

El experto forense que lo examinó tras el incidente determinó que padecía "una crisis de delirio severa".

Tanto es así que llegó a dar varias versiones distintas sobre el móvil de su acción, una de ellas que "cuando vio lo que sucedió en Estados Unidos, pensó que tenía que hacer lo mismo", en alusión a la matanza perpetrada por el estudiante Adam Lanza, de 20 años, en una escuela primaria de Newtown, en Connecticut, donde murieron 26 personas, 20 de ellas niños.

Lanza, que poco antes de la masacre en la escuela había matado a su madre, se quitó la vida al llegar la policía.

En una segunda declaración el joven uruguayo afirmó que su intención era en realidad suicidarse y en una tercera "también dijo que era un discípulo de Bin Laden, que éste está vivo y que sigue engañando a todos".

El detenido fue trasladado a una clínica psiquiátrica tras su detención e iba a permanecer allí "durante una semana con custodia policial" hasta determinar su estado de salud mental y si se le imputan cargos. EFE

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí