Publicidad | Vea su anuncio aquí

Cardenal Ortega bendice escultura del Cristo de La Habana recién restaurada

La Habana, 3 ene (EFE).- El cardenal cubano Jaime Ortega bendijo hoy el gigantesco monumento del Cristo de La Habana, enclavado en una colina frente a la bahía desde la que se avista toda la ciudad, tras concluir las obras de restauración a la que fue sometido durante más de un año.

Durante la ceremonia, el cardenal y arzobispo de La Habana, llamó "nueva" a esta escultura, porque consideró que "nuevo es el momento de la historia en el que se reabre, muy distinto de aquel en que se erigió y se puso en este lugar", informó el Arzobispado de La Habana.

"Hoy es ya la estatua que su autora quería para recordar", señaló recordando a su creadora, la escultora Jilma Madera.

La imagen que representa a Jesús de Nazaret se emplazó en la colina de "La Cabaña", en el poblado de Casa Blanca, el 24 de diciembre de 1958, quince días antes de la llegada al poder de Fidel Castro.

Ortega señaló que "es algo realmente tan novedoso y tan necesario" que se atrevió a decir que "es la inauguración de una nueva imagen, porque significa un nuevo tiempo, una nueva época".

"En otro siglo ya y con un camino que se renueva en nuestra patria cada vez más en muchos sentidos, en lo económico, pero también en otros órdenes, en este orden mismo de la presencia de la fe religiosa en la cultura del pueblo, en su vida cotidiana, en sus expresiones culturales", añadió.

El nuncio apostólico en Cuba, monseñor Bruno Musaró, el obispo auxiliar de La Habana, Juan de Dios Hernández, y los vicarios episcopales de La Habana, Carlos Manuel de Céspedes, Ramón Suárez Polcari y Rodolfo Loiz, asistieron al acto de reapertura del monumento, al que no fue invitada la prensa internacional.

También estuvieron presentes el coronel Henry Pérez Martínez, director del Complejo de Museos Histórico-Militares, empresa encargada de la restauración, la presidenta del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, Gadys Collazo, junto a los restauradores y constructores que trabajaron en la obra.

La escultura tiene unos 20 metros de altura, reposa sobre una base de 3 metros, su peso aproximado es de unas 320 toneladas, está compuesta por 67 piezas que fueron esculpidas en Roma, donde fueron bendecidas por el Papa Pío XII antes de su traslado a la isla.

El Cristo de La Habana, considerado un símbolo de la capital cubana, se encuentra a 51 metros sobre el nivel del mar y la figura de Cristo esta de pie con una mano en alto, en gesto de bendecir, y la otra sobre el pecho.

Actualmente a sus pies se encuentra un parque desde el cual se aprecia una amplia vista de la bahía y la ciudad, un sitio de recreación y también una atracción turística visitada cada año por los miles de extranjeros que llegan a la isla. EFE

rmo/aaj

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí