Publicidad | Vea su anuncio aquí

Texans y Packers ganan serie de comodines y jugaran contra Patriots y 49ers

Houston (EEUU), 6 ene (EFE).- El factor campo y la buena defensa fueron las claves que permitieron a los Texans de Houston y a los Packers de Green Bay superar sus partidos de la series de comodines en las respectivas Conferencias Americana (AFC) y Nacional (NFC) y avanzar a las de división.

Los Texans, que jugaron en su campo del Reliant Stadium, tuvieron que trabajar duro en defensa y sufrir antes de asegurar la victoria por 19-13 frente a los Bengals de Cincinnati.

El corredor estelar Arian Foster sumó 140 yardas por tierra y un "touchdown" que lo dejaron como el líder indiscutible y jugador clave en el triunfo de los Texans, que rompieron racha de dos derrotas seguidas que tuvieron en la recta final de la competición regular de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

Foster se convirtió en el primer jugador en la historia de la NFL en conseguir al menos 100 yardas en cada uno de sus primeros tres duelos de fase final.

El mariscal de campo de los Texans, Matt Schaub, completó 29 de 38 pases para 262 yardas, pero no hizo ningún envío de anotación, y le interceptaron un balón, dejando en 83,4 su índice pasador.

Ahora los Texans tendrán que viajar hasta Massachusetts, donde el próximo domingo se enfrentarán a los Patriots de Nueva Inglaterra, que evitaron la serie de comodín de la AFC y además se quedaron con la ventaja de campo.

Los Texans no tienen su mejor recuerdo de la última visita que hicieron al campo de los Patriots, el Gillette Stadium, el pasado 10 de diciembre cuando perdieron por paliza de 42-14 en la decimocuarta semana de competición de la NFL.

Con la derrota, los Bengals quedaron eliminados de la contienda final y el equipo de Cincinnati no ha ganado un partido de postemporada desde 1991 para poseer la racha más amplia de la NFL en ese apartado.

Los Bengals fueron dirigidos por su mariscal de campo Andy Dalton, el nacido en Katy, afueras de Houston, y que completó 14 de 30 pases para 127 yardas, con un envío interceptado y al igual que Schaub no hizo ningún lanzamiento de anotación.

Por segunda temporada consecutiva los Bengals iniciaron la fase final en Houston, buscando su primer triunfo en esa etapa desde 1990 para detener una sequía de 21 años. El año pasado también perdieron 10-31.

La gran labor del mariscal de campo estelar Aaron Rodgers y el defensa hermética fueron las claves que permitieron a los Packers vencer con facilidad por 24-10 a los Vikings de Minnesota en el partido de la serie de comodines de la NFC.

Rodgers lanzó un pase de touchdown y el receptor John Kuhn anotó dos veces para darle a los Packers la victoria y la revancha de la derrota sufrida el pasado domingo en Minneapolis (37-34) en lo que fue el último partido de la temporada regular de la NFL.

Los Packers, que el domingo no habían jugado su mejor defensa, esta vez recuperaron todo su potencial con la vuelta del safety Charles Woodson, que hizo sentir de inmediato su presencia al realizar cuatro placajes.

A pesar que Woodson no había jugado desde el pasado 21 de octubre, cuando se fractura la clavícula, en el campo no mostró para nada la ausencia de la competición dentro del emparrillado y completó una gran labor.

Como se esperaba el factor campo y el jugar con temperaturas bajo cero ayudó una vez más a los Packers, que se adaptaron mucho mejor a las condiciones reinantes en el legendario estadio del Lambeau Field, de Green Bay.

Los Packers el próximo sábado tendrán que viajar a San Francisco, donde se enfrentarán al equipo local de los 49ers, que tuvieron descanso en la primera ronda de la fase final y ventaja de campo para el partido de la serie divisional.

Rodgers completó 23 de 33 pases para 274 yardas con un pase de touchdown, pero además hizo conexión con 10 receptores para imponer marca en partidos de fase final de la NFL en ese apartado.

Kuhn puso el balón dos veces en la zona de las diagonales y el corredor DuJuan Harris también logró otro touchdown que aseguró la victoria de los Packers.

Por los Vikings, el mariscal de campo Joe Webb completó 11 de 30 pases para 180 yardas, hizo un envío de anotación y le interceptaron un lanzamiento.

Webb estuvo presionado durante todo el partido por una escuadra defensiva de los Packers que le impidió desarrollar su juego y fue derribado en tres ocasiones.

El corredor estelar Adrian Peterson, máximo aspirante al premio de Jugador Más Valioso (MVP) de la NFL, tampoco pudo ser factor ganador en el ataque de los Vikings al quedarse con sólo 99 yardas de avance por tierra y sin ninguna anotación en 22 acarreos que hizo.EFE

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí