Publicidad | Vea su anuncio aquí

EEUU: Corte Suprema limita recursos a condenados con problemas mentales

La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó por unanimidad este martes que los condenados a muerte que sufren de problemas mentales puedan beneficiarse sistemáticamente de aplazamientos para responder por su pena ante los tribunales.

La más alta instancia jurídica del país examinó en octubre los casos de dos condenados a muerte, Sean Carter y Ernest Gonzales, sobre los que recayó la pena capital a pesar de un diagnóstico de esquizofrenia para el primero y de problemas psicóticos en el caso del segundo.

Sus abogados habían invocado la salud mental de sus clientes para reclamar que se congelara el procedimiento, de forma que pudieran encontrar su responsabilidad penal y que se pudieran defender convenientemente.

La alta instancia judicial anuló las sentencias de los tribunales competentes de apelación en Ohio (norte de Estados Unidos) y Arizona (sudeste) que habían decretado una congelación ilimitada para uno y para el otro, el sobreseimiento de la pena de muerte.

En nombre de los nueve "sabios", el juez ultraconservador Clarence Thomas escribió en el dictamen de la corte, que los abogados eran "totalmente capaces" de defender a sus clientes sin su ayuda.

Carter fue condenado a muerte por la violación y el asesinato de su abuela adoptiva, mientras que Gonzales recibió la misma pena por haber asesinado y herido a cuchillazos a una pareja ante su hijo de 7 años durante un robo.

En ambos casos, el estado de Ohio y de Arizona, apoyados por el gobierno federal, habían recurrido a la Corte Suprema, protestando por la ausencia de límite en los aplazamientos de este tipo.

La Corte Suprema anuló de golpe una decisión de 1967 por la que congelaba la condena a muerte de un deficiente mental, sin dar un plazo. El detenido terminó muriendo en prisión.

En 2002, en su decisión "Atkins versus Virginia", la Corte Suprema prohibió la ejecución de los condenados retrasados mentales, puesto que su condición "les hacía correr el riesgo de una ejecución arbitraria".

Sin embargo, dejó a juicio de cada estado establecer las condiciones requeridas para determinar este tipo de enfermedad. La Corte precisó este martes que su nuevo dictamen no afectaba a esta decisión.

En 2012, Texas (sur) ejecutó a dos condenados a muerte que sufrían problemas mentales a pesar de las protestas mundiales. Un tercero fue salvado en el último minuto en Georgia (sudeste) en razón del cambio de procedimiento en la inyección letal.

chv/rap/pl/llu

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí