Publicidad | Vea su anuncio aquí

Los asesinatos de homosexuales se triplicaron en cinco años en Brasil

(Actualiza con declaraciones y más datos)

Río de Janeiro, 11 ene (EFE).- El número de asesinatos de homosexuales casi se triplicó en cinco años en Brasil y pasó de 122 muertes en 2007 a 336 en 2012, según un informe divulgado hoy por la asociación Grupo Gay de Bahía (GGB), que usa datos de la Policía.

El informe mostró que los homicidios de homosexuales han aumentado paulatinamente y, en el último año, crecieron un 26 por ciento en el país.

Sao Paulo, la región más populosa de Brasil, fue donde se registraron más asesinatos, 45, mientras que la tasa de homicidios más alta correspondió a Alagoas, un pequeño estado en el noreste del país, donde se sumaron 18 muertes, lo que supone 5,6 fallecidos por cada millón de habitantes.

Además de las 336 muertes en Brasil, el informe añade el asesinato de dos brasileñas en Italia que, previamente, "habían sido expulsadas" de su país por homofobia, según dijo a Efe el responsable del informe, el antropólogo Luiz Mott, fundador del GGB, la mayor y más antigua asociación de este colectivo en Brasil.

Entre todos esos homicidios, 188 eran hombres homosexuales, 2 bisexuales, 19 lesbianas, 128 travestidos y también se incluyó el caso de un joven heterosexual que fue asesinado por un grupo de radicales que lo confundió con un gay.

Mott atribuyó el aumento de asesinatos al aumento generalizado de la violencia en el país, a la impunidad de los crímenes, la falta de políticas públicas para proteger a los colectivos más vulnerables y a la "mayor visibilidad" de los homosexuales, que a cada año organizan más desfiles y "salen más del armario".

"Brasil es un país extremadamente contradictorio en el trato a los gays. Tiene un lado rosa, con la mayor parada gay del mundo, con tres millones de personas en Sao Paulo, la mayor asociación LGBT iberoamericana y mucha visibilidad en calles, pero tiene un lado rojo sangre. Es el campeón mundial de asesinatos", afirmó.

Según el antropólogo, en el 70 por ciento de los casos recogidos en el informe, la Policía no identificó a los asesinos, que quedaron impunes.

Los gays brasileños también enfrentan el problema de la "homofobia gubernamental", según Mott, que se plasma en que la Policía y los jueces "ven a los gays como reos, no como víctimas" y también en las decisiones de los poderes públicos.

Mott dijo que la presidenta Dilma Rousseff contribuyó a "radicalizar" el problema al vetar el pasado mayo la distribución en las escuelas de material que trata sobre la homosexualidad y el combate a la homofobia, lo que generó protestas de grupos religiosos.

El antropólogo también demandó que la mandataria presione a sus aliados en el Congreso para que se apruebe un proyecto de ley que pretende equiparar la homofobia al delito de racismo, que está bloqueado desde hace años por la presión de la influyente bancada evangélica. EFE

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí