Publicidad | Vea su anuncio aquí

Gobierno Chile dice no le consta grupos de fuera actúen en conflicto mapuche

Santiago de Chile, 15 ene (EFE).- El Gobierno de Chile no tiene constancia de que haya grupos terroristas extranjeros vinculados a las acciones violentas que en las últimas semanas se han producido en el marco del llamado "conflicto mapuche", dijo hoy a corresponsales el ministro del Interior, Andrés Chadwick.

"La información que tiene el Gobierno es la que ha surgido de la propia investigación de distintas causas que lleva el ministerio público", aclaró el jefe del gabinete chileno.

Salvo estos datos, que son de dominio público, a las autoridades chilenas no les consta que haya organizaciones terroristas extranjeras relacionadas con los grupos violentos que en los últimos días quemaron varias casas de agricultores en la Araucanía.

En esta región, situada a unos 700 kilómetros al sur de Santiago, se concentra la población de la etnia mapuche, algunas de cuyas comunidades mantienen un conflicto con empresarios agrícolas y empresas forestales motivado por la reivindicación de unas tierras que consideran que les pertenecen desde tiempos ancestrales.

El episodio más grave tuvo lugar hace una semana en la localidad araucana de Vilcún y costó la vida al agricultor Werner Luchsinger, de 75 años, y su esposa, Vivianne McKay, de 69, quienes murieron al ser incendiada su casa por un grupo de encapuchados.

"En el trabajo desarrollado por los fiscales han aparecido algunos vínculos con extranjeros, grupos cercanos con Argentina", indicó el ministro, quien puntualizó que estos datos corresponden a investigaciones hechas por el ministerio público, "no por parte del Gobierno".

"Lo que sí es motivo de preocupación -agregó Chadwick- es que en los últimos atentados se ha visto un 'modus operandi' distinto, otro tipo de planificación (de los ataques), de organización, con un armamento distinto".

Es por ello que el Gobierno trabaja para averiguar si existen "líneas de apoyo" en Chile o desde el extranjero con el fin de entregar la información a la fiscalía.

El ministro del Interior le dijo a los corresponsales que considera positiva la cumbre mapuche convocada para mañana en el cerro Ñielol, próximo a la ciudad de Temuco, capital de la región de la Araucanía, cuyos organizadores quieren hablar de autodeterminación y soberanía.

"Nosotros consideramos que todas las reuniones que tengan como finalidad condenar los hechos de violencia terrorista que hemos vivido en el último tiempo, bienvenidas sean", señaló Chadwick.

Al encuentro, promovido por el dirigente del Consejo de Todas las Tierras Aukan Wuilkaman, asistirán en nombre del Ejecutivo los dos gobernadores de la Araucanía y el subdirector de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena, un organismo público creado para la adquisición y reparto de tierras entre las comunidades mapuches.

Chadwick manifestó su deseo de que este encuentro también sirva para "desarrollar un diálogo que permita abordar los temas más permanentes y profundos que aún están pendientes en relación al pueblo mapuche".

El responsable del Interior comentó que una circunstancia que dificulta el diálogo es determinar quiénes son los verdaderos representantes de esta etnia, toda vez que existen unas 3.000 comunidades y cada una de ellas tienen un "lonko" o jefe.

Es por ello que este lunes el Gobierno convocó a un encuentro en Temuco a representantes mapuches designados por elección popular, como alcaldes, concejales.

En esta ronda de contactos, cuyo objetivo era reducir la tensión y buscar soluciones al problema en la Araucanía, también fueron convocados, por separado, parlamentarios oficialistas y de la oposición, empresarios, agricultores y víctimas de ataques.

Al referirse al aumento de la dotación policial y el reforzamiento de la vigilancia en la zona, el jefe de gabinete negó rotundamente "que el Gobierno esté apagando el fuego con bencina", como señalan sus críticos.

"Ha surgido de forma espontánea un verdadero frente desde distintos sectores políticos, sociales, del pueblo mapuche que han condenado de forma muy radical los atentados últimos que se han producido. Eso es tremendamente significativo e importante", enfatizó Andrés Chadwick.

"El uso de la violencia extrema no es el camino, perjudica enormemente al pueblo mapuche y a la región de la Araucanía", agregó el ministro.

"Chile -dijo- tiene una democracia muy solida e instituciones a través de las cuales podemos tener la capacidad de resolver los problemas".

Tras recalcar que "el pueblo mapuche es un pueblo pacífico", el titular de Interior subrayó que la responsabilidad del Gobierno es "hacerle cada vez más difícil la acción a grupos muy minoritarios pero muy violentos".

"No estamos apagando el fuego con bencina; estamos tratando de impedir que el fuego siga quemando a una pareja de ancianos que fue quemada viva", concluyó, en alusión al asesinado matrimonio Luchsinger McKay. EFE

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí