Publicidad | Vea su anuncio aquí

Dan de baja en Chile al policía que mató a un joven mapuche en 2008

Santiago de Chile, 18 ene (EFE).- El policía que en 2008 mató a un joven mapuche en el sur de Chile fue dado hoy de baja por Carabineros después de que el Gobierno criticara que el agente siguiera en activo y en medio de las presiones de las comunidades indígenas para lograr su salida del cuerpo.

En un comunicado, el Ministerio del Interior señaló que respalda a Carabineros y que esta decisión no compromete a esa institución policial, sino que "por el contrario demuestra su permanente conducta siempre apegada a la ley".

El cabo Walter Ramírez fue condenado en 2011 por un tribunal militar a tres años de cárcel por el disparo por la espalda que mató al estudiante Matías Catrileo en enero de 2008, pero se le permitió cumplir la pena en libertad vigilada.

El policía había seguido desarrollando funciones administrativas en esa institución, lo que generó el repudio de los organizaciones de defensa de los derechos humanos y de los mapuches, la principal etnia indígena del país.

"Cuando uno pierde un hijo, nunca va a quedar conforme. Lo único justo es que le dieran prisión. Esto es lo mínimo que pueden hacer", dijo a los periodistas Mónica Quezada, madre de Matías Catrileo, tras conocer la decisión, anunciada por Carabineros.

"Estoy convencido de que esto es una medida ilegal e inconstitucional, e impone al cabo una pena superior a la que la justicia impuso", declaró por su parte el abogado del policía, Gaspar Calderón, a CNN Chile.

A principios de diciembre, la Contraloría, un organismo supervisor del Estado, emitió un dictamen en el que señaló que, de acuerdo a la normativa, el cabo podía continuar en Carabineros, al haber accedido al beneficio de la libertad vigilada.

Ante el revuelo que causó ese dictamen, la Contraloría difundió dos nuevas resoluciones, la última este mismo viernes, en la que indicó que Carabineros cuenta con "mecanismos jurídicos" para dar de baja a agentes que "a su juicio hayan incurrido en faltas graves".

A este fallo se sumaron las presiones del Gobierno, que reiteró esta semana su rechazo a que el policía siguiera en las filas de Carabineros.

La presión aumentó en medio de los contactos que el Ejecutivo de Sebastián Piñera sostiene con grupos mapuches para rebajar la tensión de las últimas semanas y buscar soluciones al conflicto enquistado desde los años 90 en la sureña región de La Araucanía.

El letrado de Ramírez señaló que la condena a su defendido "no está dentro de la docena de causales para dar de baja a un carabinero" y acusó hoy al Ejecutivo de pedir su salida a modo de "canje por una posibilidad de conversar" con las comunidades indígenas.

El conflicto que enfrenta a indígenas con empresarios agrícolas y forestales por la propiedad de tierras que consideran ancestrales se agravó con la muerte, el pasado día 4, de un hombre de ascendencia suiza y de su esposa durante el incendio intencionado de su vivienda.

Ese ataque, por el que hay un mapuche imputado, coincidió con el quinto aniversario del deceso de Catrileo, muerto durante la ocupación de un fundo cercano que tenía custodia policial y que era propiedad de un primo del empresario fallecido en ese incendio.

Éste, sin embargo, no había tenido problemas con las comunidades mapuches cercanas. EFE

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí