Publicidad | Vea su anuncio aquí

Negociador de FARC desmiente que exista orden de ofensiva tras fin de tregua

Bogotá, 21 ene (EFE).- El negociador de las FARC Rodrigo Granda, conocido como el "canciller" de esa guerrilla, desmintió hoy desde La Habana que exista alguna orden para acometer una ofensiva después de que en la medianoche del domingo finalizara la tregua unilateral.

"Las FARC dieron la orden de un cese que concluyó el 20 de enero a las doce de la noche. Esa es la orden que tiene la guerrilla, no hay nada más a favor ni en contra", dijo el guerrillero en una entrevista con la emisora colombiana RCN Radio.

Según Granda, conocido en las filas insurgentes como "Ricardo Téllez", los guerrilleros "saben que hasta ahí era el compromiso" de no desarrollar acciones ofensivas, pero recalcó que tampoco hay directrices para que las intensifiquen, como había advertido la inteligencia de las fuerzas de seguridad del Estado.

La guerrilla declaró un cese el fuego unilateral entre el 20 de noviembre y el 20 de enero, como un gesto de buena voluntad con la sociedad civil durante la temporada navideña.

"Nosotros no violamos" la tregua, comentó Granda al especificar que el mandato de la cúpula de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) era no hacer "operaciones ofensivas", pero tampoco "dejarse matar, ellos tenían que defenderse".

"En algunas partes el Ejército trató de penetrar en algunos campamentos y recibió la respuesta contundente de la guerrilla. Pero eso no es violatorio, no hubo ningún operativo de carácter ofensivo, salvo unas pocas en las que no alcanzó a llegar oportunamente la orden de no realizar ataques", agregó el mando insurgente.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, consideró ayer que las FARC cumplieron relativamente la tregua, mientras que la Defensoría del Pueblo cifró en 57 las acciones armadas de la guerrilla contra la población civil y la fuerza pública entre el 20 de noviembre y el 17 de enero.

Asimismo, declaró que las Fuerzas Militares están preparadas para repeler cualquier ataque en este nuevo periodo.

"Tuvimos una discusión amplia y recibí mucha información de inteligencia sobre supuestas operaciones que esta organización tenía y tiene planeadas para después de este momento (...), se están tomando todas las precauciones, todas las medidas para que esas acciones sean neutralizadas", afirmó Santos.

Granda lamentó "la decisión del Gobierno colombiano de no asumir la bilateralidad en el cese el fuego y de hostilidades", una oferta que fue presentada ayer por el grupo rebelde en La Habana.

"De no ser posible un cese el fuego me gustaría algún compromiso del Gobierno de no perjudicar tampoco a la población civil en medio del conflicto, pero en eso el Gobierno ha sido siempre renuente y continúa sus operaciones militares", agregó Granda. EFE

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí