Publicidad | Vea su anuncio aquí

Fondos buitres refutan oferta argentina y piden cobrar deuda a justicia EEUU

Los fondos buitres que exigen a Argentina pagar bonos impagos desde 2001 rechazaron el viernes ante la justicia estadounidense la oferta de Buenos Aires de reabrir el canje de su deuda y pidieron se cumpla el fallo que insta al país a desembolsar lo adeudado.

Los fondos de riesgo NML Capital y Aurelius Capital presentaron por separado ante la Corte de Apelaciones de Nueva York sus argumentos para que se mantenga la sentencia, actualmente en suspenso, del juez federal Thomas Griesa que obliga a Argentina a pagar 1.330 millones de dólares.

"Argentina argumenta que porque el 92% de los tenedores de bonos fueron en última instancia incapaces de resistir a la combinación sin precedentes de Argentina de no cumplir sus obligaciones, desafiar los fallos de tribunales y negarse a negociar, el resto de los tenedores de bonos debe ahora ser forzado a aceptar el canje históricamente desfavorable de 2010", dice NML Capital.

"Si Argentina quiere seriamente 'terminar el litigio', necesita solo sentarse con sus acreedores preexistentes y negociar de buena fe", agrega el texto de este fondo especulativo.

El pasado 28 de diciembre Argentina propuso a la justicia estadounidense reabrir el canje de su deuda en default para que puedan entrar los fondos de riesgo, con el objetivo de evitar que se aplique el fallo de Griesa que la obliga a abonar a esos querellantes "al mismo tiempo o antes de que les pague a los tenedores de bonos reestructurados" en 2005 y 2010.

Desde su default en 2001, Argentina refinanció más del 92% de su deuda impaga por unos 100.000 millones de dólares mediante dos canjes con quitas de hasta el 75% sobre el valor nominal de esos bonos.

Pero los fondos de inversión NML y Aurelius, que compraron en su momento papeles de esa deuda a precio de remate, recurrieron a la justicia estadounidense para cobrar el 100% del capital más intereses y no aceptaron entrar en ningún canje.

Tras diez años de batalla judicial, los fondos lograron un fallo favorable el pasado 22 de noviembre, abriendo especulaciones sobre futuros reclamos judiciales y poniendo en peligro de default técnico a Argentina, que apeló ante un tribunal de segunda instancia y logró el 28 de noviembre la suspensión de la orden hasta que se dicte sentencia definitiva.

En sus presentaciones, tanto NML Capital como Aurelius insisten en la interpretación de la cláusula 'pari passu' (tratamiento equitable) de Griesa, por la cual los denominados fondos buitres deben recibir el mismo trato que los tenedores de bonos canjeados a la hora de cobrar lo que se les debe.

"A la luz de la orden (del juez), el pago de bonos canjeados sin un pago a los demandantes simplemente no es 'legal'", dice Aurelius, rechazando el argumento de Buenos Aires de que ejectuar la orden de Griesa es "impracticable" a causa de la "Ley Cerrojo" argentina, que dejó afuera de todo reclamo a los tenedores de bonos que no entraron en los canjes.

"La única explicación que Argentina ofrece de por qué el cumplimiento de la orden es 'imposible' es un impedimiento autoimpuesto que en forma simultánea propone levantar, la Ley Cerrojo", sostiene.

-- Respuesta a quienes apoyan a Argentina --

--------------------------------------------

NML Capital y Aurelius respondieron además a quienes se sumaron al litigio como "interesados no parte" apoyando a Argentina, entre ellos bonistas que canjearon sus títulos, agrupados en el Exchange Bondholders Group (EBG) y el Bank of New York Mellon (BoNY), encargado de los pagos del país.

"El fallo no impone obligaciones directamente al Banco de Nueva York u otras no partes. Su única obligación es evitar ayudar a Argentina en la violación del fallo", recuerda Aurlius.

Entre los apoyos de Argentina se encuentra el gobierno estadounidense, que introdujo a fines de diciembre un "amicus curiae" advirtiendo al tribunal que su decisión adopta una nueva interpretación de la cláusula 'pari passu' que es "incorrecta".

En ese sentido, Aurelius indica en su documento que el propio presidente Barack Obama "llegó hasta tan lejos como sancionar a Argentina por 'no actuar de buena fe' con respecto a los fallos de tribunales competentes".

Argentina podrá refutar los argumentos de los fondos de riesgo el 1 de febrero y luego el día 27 de ese mes tendrá lugar una audiencia clave con la presencia de las partes involucradas destinada a revisar el fallo de Griesa.

mar/cd

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí