Publicidad | Vea su anuncio aquí

Bolivia y Chile ventilan sus diferencias territoriales en Cumbre de la Celac

Manuel Fuentes

Santiago de Chile, 28 ene (EFE).- Los presidentes de Chile, Sebastián Piñera, y de Bolivia, Evo Morales, acapararon buena parte de la atención en la Cumbre de la Celac, hoy en Santiago, cuando sacaron a relucir sus diferencias por la reclamación boliviana de una salida soberana al mar a través del territorio chileno.

Aprovechando la presencia de 32 países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (todos, menos Paraguay), Morales reclamó un acceso al océano Pacífico y denunció que Chile viola el Tratado de 1904, que puso fin a la guerra que ambos países mantuvieron a finales del siglo XIX.

"Lamentablemente se ha perdido la salida al mar de una manera injusta impuesta por un tratado incumplido e injusto", denunció Morales, quien llegó a proponerle a su homólogo chileno, la devolución del mar a cambio de gas boliviano.

"El Estado chileno hace muchos esfuerzos por importar gas", mientras que Bolivia tiene ese recurso, explicó Morales, quien agregó que con un simple acuerdo, Chile pondría fin a sus carencias energéticas y el país andino recuperaría su salida al océano.

Pero Piñera rechazó la propuesta de su par boliviano de manera tajante: "Los temas de soberanía no se negocian por intereses económicos".

Piñera, anfitrión de la Cumbre de la Celac, dijo que el Tratado de 1904, que zanjó los temas pendientes de la Guerra del Pacífico, ni es injusto ni fue impuesto y está "plenamente vigente", y en consecuencia pidió que se respete.

Y recalcó que la soberanía territorial es "algo muy sensible" para Chile, que no está "dispuesto a cortar o dividir" su territorio para entregar a Bolivia una salida al mar.

"Este presidente (dijo de sí mismo) va a defender la soberanía de nuestro país porque no solamente es mi derecho, es mi obligación", sostuvo.

Bolivia perdió su acceso al Pacífico en una guerra librada en el siglo XIX contra Chile y desde entonces su aspiración de recuperarlo ha marcado las relaciones bilaterales, que están suspendidas desde 1978 a nivel de embajadores.

Las relaciones entre ambos países mejoraron ostensiblemente bajo la presidencia de Evo Morales, en Bolivia y de Michelle Bachelet, en Chile.

Ambos mandatarios acordaron en julio de 2006 impulsar la agenda conjunta, en la que por primera vez se incluyó la demanda marítima de Bolivia, así como sostener reuniones periódicas como mecanismos de consultas políticas.

Chile ha señalado estar dispuesto a otorgar un acceso al Pacífico a Bolivia, pero sin soberanía.

Una de las soluciones que se ha barajado respecto a un acceso al mar a Bolivia es el otorgamiento a ese país de un corredor hacia el océano Pacífico junto a la frontera chileno-peruana, pero, según un tratado de 1929, Chile no puede disponer de territorios que antiguamente fueron de Perú sin la aprobación de este país.

El presidente Morales suele aprovechar los encuentros regionales, como esta Cumbre de la Celac, para denunciar la situación de "mediterraneidad" de su país y ha anunciado en varias ocasiones que Bolivia prepara una demanda contra Chile por esta causa ante los tribunales internacionales, pero ésta aún no ha sido presentada.

Hoy, en la asamblea de la Celac, Morales hizo uso de la palabra en dos ocasiones para reivindicar la salida soberana al mar de su país y pidió el apoyo para su causa de los asistentes a la cumbre, pero ningún mandatario secundó el emplazamiento.

"Yo quiero pedir paciencia, apelar a la conciencia no solo de los presentes sino de la comunidad internacional. Hay temas pendientes históricos", señaló Morales.

El mandatario chileno contestó a su colega boliviano que su país tiene un "compromiso especial" con su demanda, pero le pidió respetar el Tratado de 1904 que, subrayó, fue acordado por ambos Gobiernos y ratificado por sus respectivos congresos.

Piñera rebatió los argumentos expuestos por Morales y señaló que el tratado permite a Bolivia usar los puertos chilenos para el comercio e incluye también un trato aduanero preferencial.

"Chile tiene una larga tradición de cumplimiento de sus tratados. Chile cumple sus tratados y es natural que también le pida ustedes que cumplan los tratados", señaló Piñera a su colega boliviano.

El gobernante chileno aseguró que los acuerdos se pueden "perfeccionar", pero puntualizó que "no se pueden modificar" de forma unilateral. EFE

mf/erm/lnm

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí