Publicidad | Vea su anuncio aquí

Aumentan a 237 los muertos por el incendio de la discoteca en Brasil

(Actualiza el número de heridos)

Río de Janeiro, 3 feb (EFE).- El número de muertos por el incendio en la discoteca Kiss, ocurrido hace una semana en la ciudad brasileña de Santa María, asciende ya a 237 tras el fallecimiento anoche del empresario Bruno Portella Fricks, de 22 años, informaron hoy fuentes oficiales.

Fricks, que se acababa de licenciar en Administración de Empresas, falleció la noche del sábado en el Hospital de Clínicas de Porto Alegre, capital de Río Grande do Sul, según la Secretaría de Salud regional.

El joven había acudido a la fiesta en compañía de su novia, Jéssica Duarte, de 20 años, que permanece ingresada en el Hospital Cristo Redentor de Porto Alegre, informó el diario Zero Hora.

Todavía continúan hospitalizados 97 heridos, según el último boletín oficial de la Secretaría de Salud regional, que recoge que 16 pacientes recibieron el alta desde la tarde del sábado.

De los hospitalizados, 35 están internados en unidades de cuidados intensivos con respiración asistida, lo que implica que su estado de salud es más delicado.

El boletín, que recoge informaciones recopiladas por el Ministerio de Salud y las autoridades regionales, no especifica el número de heridos graves que respiran sin ayuda de aparatos.

El incendio ocurrió el domingo de la semana pasada durante una fiesta universitaria que se celebraba en la discoteca Kiss, al parecer, por el uso de un artefacto pirotécnico durante un concierto.

El fuego se propagó rápidamente por la espuma usada en el aislamiento acústico del techo, que al contacto con las llamas generó cianuro, sustancia tóxica causante de la mayoría de las muertes, según la Policía.

El Gobierno de Estados Unidos donó 140 dosis de un medicamento intravenoso llamado "Cyanokit", que sirve como antídoto al cianuro, que llegaron este sábado a Porto Alegre y a Santa María, ciudades donde están hospitalizados la mayoría de los heridos.

Entre los hospitalizados también hay una veintena de heridos con quemaduras graves, que están recibiendo trasplantes de piel, en parte donada por Argentina y Chile.

La noche del sábado se realizó una misa en honor a las víctimas que reunió a cerca de 4.000 personas en la basílica de Medianeras de Santa María, según cálculos de medios locales.

Este domingo se realizaron oficios religiosos en un parque de Porto Alegre y en Río de Janeiro, donde el arzobispo Orani João Tempesta celebró una misa a los pies de la estatua del Cristo Redentor, en la cima de la montaña del Corcovado. EFE

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí