Publicidad | Vea su anuncio aquí

La policía rusa detiene a 220 personas en redada contra la inmigración ilegal

Moscú, 6 feb (EFE).- La policía rusa detuvo hoy a 220 trabajadores ilegales de Asia Central y Vietnam en una redada contra la inmigración ilegal en la capital de Rusia y la región de Moscú.

"Como resultado, han sido detenidas 150 personas oriundas de Asia Central que viven y trabajan ilegalmente en la capital", informó el Ministerio del Interior de Rusia.

Todos los detenidos han sido trasladados a comisaría para determinar su implicación en diferentes violaciones de la ley.

Los centroasiáticos que carecían de documentación en regla trabajaban en una fábrica de muebles en el distrito sur de la capital rusa.

Además, en un taller textil en la región de Moscú fueron detenidos 70 vietnamitas que carecían tanto de documento de identidad como de permiso de trabajo en Rusia.

"Ninguno de los detenidos habla ruso. Al lugar se ha desplazado un intérprete del Servicio Federal de Inmigración", señaló la fuente.

Según estimaciones del Servicio Federal de Migración (SFM), anualmente llegan a trabajar a Rusia cerca de 20 millones de inmigrantes, muchos de ellos de manera ilegal.

Recientemente, el director del SFM de Rusia, Mijaíl Romodánovski, reconoció que este país necesitará un flujo de 10 millones de inmigrantes para 2025 si quiere compensar las tendencias de decrecimiento de su población y renovar la población activa.

Según la agencia estatal de estadísticas, para 2030 la población del país se reducirá hasta los 139 millones de habitantes (actualmente 142 millones).

El Gobierno ruso aprobó hace poco una cuota del 25 % de inmigrantes en el sector del comercio minorista, aunque decidió mantener la prohibición de contratar extranjeros en mercados de abastos, farmacias y quioscos.

El presidente ruso, Vladímir Putin, prohibió hace varios años la presencia de inmigrantes en los mercados de abastos y otros comercios minoristas, aduciendo que bloqueaban el acceso de los rusos a esos puestos de trabajo.

No obstante, las autoridades rusas han tenido que reconocer tanto el escaso número de rusos dispuestos a realizar esos trabajos como la firme voluntad de los empresarios de contratar a inmigrantes debido a que sus demandas salariales son mucho menores. EFE

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí