Publicidad | Vea su anuncio aquí

El Gobierno advierte a las FARC que no caben nuevos temas en agenda pactada

La Habana, 10 feb (EFE).- Los negociadores del Gobierno colombiano advirtieron hoy a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de que no se introducirán nuevos temas en la agenda pactada para los diálogos de paz que, según ambas partes, avanzan e incluso han mejorado su ritmo.

Los delegados del Gobierno y de la guerrilla culminaron hoy en La Habana el cuarto ciclo de las conversaciones para intentar la paz en Colombia, tras once días de conversaciones que han tenido un tenso telón de fondo con el recrudecimiento del conflicto en el país.

En un comunicado conjunto, los negociadores de Gobierno y guerrilla insisten en que existen aproximaciones sobre la cuestión agraria -primer punto de la "hoja de ruta" del diálogo- concretamente sobre el propósito de dar acceso progresivo a la tierra al mayor número posible de colombianos que no la posean.

En esta última ronda de conversaciones, la guerrilla planteó 18 propuestas sobre desarrollo rural y ordenamiento social ambiental, algunas de las cuales "no forman parte de las discusiones de la mesa", según el Gobierno, que instó hoy a las FARC a ceñirse a la agenda pactada.

"No estamos aquí para hablar de lo divino y lo humano. Hay un derrotero claro de los temas motivo de estos diálogos y no vamos a desviarnos. Y esperamos que las FARC cumplan lo pactado", subrayó el exvicepresidente de Colombia, Humberto de la Calle, jefe de los negociadores del Gobierno.

De la Calle se refirió expresamente a las propuestas de la guerrilla para frenar el desarrollo minero-energético o megaproyectos para la generación de energía eléctrica en Colombia.

"Una cosa es lo que las FARC dicen en público como parte de su plataforma, que tendrán ocasión de defender en democracia si se reintegran a la vida civil. Y otra cosa es lo que se habla en la mesa. Nos acogemos estrictamente a la agenda pactada en el Acuerdo General y no vamos a abrir la agenda de conversaciones a temas nuevos planteados por las FARC", destacó el exvicepresidente colombiano.

Sin embargo, la guerrilla sostiene que está "dentro de la agenda", que sus propuestas la "desarrollan y nutren" desde las aportaciones que la sociedad colombiana ha hecho llegar a la mesa y defiende que el tema minero-energético forma parte de la cuestión tierra.

"Habrá que preguntarle al pueblo si quiere que se arroje a los socavones del olvido el tema del saqueo minero-energético pretendido por la voraz política neoliberal, que atenta contra la soberanía y la sostenibilidad ambiental", destacaron las FARC en un comunicado leído en La Habana por el guerrillero Luciano Marín, alias "Iván Márquez", jefe del equipo negociador.

En su valoración sobre este último ciclo del diálogo, el equipo negociador del Gobierno aprovechó para rechazar los secuestros de la guerrilla y reclamó la liberación de los dos policías y el militar que las FARC tiene cautivos desde finales de enero y que se ha comprometido a entregar.

Sobre este caso, el grupo insurgente afirmó hoy que el proceso de esas liberaciones "va por buen camino", que "no va a demorar mucho" y que la solución en estos momentos "depende más del Gobierno que de las FARC", en referencia a la coordinación con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para la entrega de esos cautivos.

Otro tema que salió hoy a relucir fue el de las víctimas del conflicto colombiano, punto que forma parte de la agenda de las conversaciones y que el Gobierno "toma muy en serio", según los negociadores del Gobierno del presidente Juan Manuel Santos.

"No concebimos un acuerdo para la terminación del conflicto sin que la guerrilla les ponga la cara a sus víctimas. Llegado el momento propondremos fórmulas y mecanismos para que ello ocurra", dijo De la Calle.

Por su parte, las FARC reclamaron al Gobierno que responda a la sociedad por el "rosario histórico de crímenes del terrorismo de Estado. Es sin duda el Estado el peldaño último y fundamental de la imputación".

Tras este ciclo de negociaciones, los diálogos de paz entrarán en un receso de una semana y se reanudarán en La Habana el 18 de febrero. EFE

sam/lnm

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí