Publicidad | Vea su anuncio aquí

España asegura que no hubo contraprestación política en el caso Carromero

Madrid, 28 feb (EFE).- El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, aseguró hoy que el traslado a España del dirigente de las juventudes del Partido Popular (PP) Ángel Carromero, condenado en Cuba a prisión por la muerte de dos disidentes cubanos, se hizo "sin contraprestación política alguna".

La Justicia cubana condeno a Carromero a cuatro años de prisión por el accidente de tráfico en el que murieron los opositores cubanos Oswaldo Payá y Harold Cepeda, en julio de 2012.

García-Margallo hizo esa puntualización durante su comparecencia ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados de España para explicar las gestiones realizadas por su ministerio para lograr que Carromero pudiera regresar a España, lo que se produjo a finales de año y en la actualidad goza de un régimen de semilibertad.

Pocos días después de regresar a España, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias concedió a Carromero el tercer grado, lo que le permite trabajar y acudir solo por la noche, de lunes a jueves, a un Centro de Inserción Social (CIS) de Madrid.

Ante los diputados de la mencionada comisión, el ministro hizo una cronología de los hechos desde que el 22 de julio se registrara el accidente de tráfico hasta que el 28 de diciembre Carromero regresara a España, pasando por un juicio en Cuba que se desarrolló "de acuerdo con la legislación cubana y con respeto a las garantías previstas en su ordenamiento".

El titular de Exteriores insistió en que no hubo "contraprestación política" al Gobierno cubano y que el caso se resolvió en aplicación del Convenido de traslado de personas condenadas firmado entre España y Cuba en 1998.

Recordó además que Carromero regresó a España en un avión junto a Miguel Vives, también español y que había sido condenado en julio de 2009 por la justicia cubana y que había solicitado a través del Consulado poder regresar a España.

La política española hacia Cuba, subrayó el ministro, no ha cambiado, al explicar que no se dan las circunstancias para cambiar la posición común de la UE hacia La Habana, pero hay que propiciar una "interpretación flexible" de dicha posición común que "podría concluir en un acuerdo de cooperación con Cuba".

Un planteamiento que, según destacó, comparten de forma unánime todos los socios europeos.

Según los datos aportados en la Comisión parlamentaria, en estos momentos hay 2.500 españoles presos en el extranjeros, el 83 por ciento por posesión ilícita o tráfico de estupefacientes.

El 52 por ciento se encuentra detenido en países iberoamericanos, el 36 por ciento en países europeos, el 8 por ciento en África y el resto, en otras regiones del mundo. EFE

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí