Publicidad | Vea su anuncio aquí

EEUU mantiene desacuerdo sobre recortes pero busca evitar cierre del Gobierno

Lucía Leal

Washington, 3 mar (EFE).- Los líderes republicanos de EE.UU. consideraron hoy improbable que haya un acuerdo pronto para detener los recortes al gasto público, y prometieron actuar esta semana para evitar el cierre parcial del Gobierno por falta de fondos.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, telefoneó este sábado a varios líderes republicanos y demócratas para instarles a trabajar con él en un acuerdo que detenga parte de los recortes de 85.000 millones de dólares que entraron en vigor el viernes pasado, según reveló hoy a la cadena NBC su asesor económico, Gene Sperling.

Pero el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, se mostró hoy reticente a aceptar esa oferta a corto plazo, al considerar que la prioridad está en tener un debate sobre el déficit y el gasto del país.

"No creo que en este punto nadie sepa cómo puede resolverse" la implementación de los recortes, dijo Boehner en una entrevista con la NBC.

Los recortes masivos al presupuesto, que se aplicarán progresivamente hasta el 1 de octubre, son producto de un pacto acordado en agosto de 2011 por el Congreso para elevar el techo de la deuda, a cambio de elaborar un plan para la reducción del déficit que no se logró.

La Casa Blanca quiso evitar los recortes a través de una reforma tributaria que aumentara los ingresos del Estado mediante más impuestos, una idea que enfrentó la constante oposición de los republicanos, liderados por Boehner.

El presidente de la Cámara baja relativizó hoy el impacto de los recortes y se mostró escéptico ante las advertencias de Obama de que supondrán la pérdida de 750.000 empleos y la reducción de medio punto porcentual en el crecimiento del PIB.

"No sé si esto va a dañar la economía o no. No creo que nadie entienda bien cómo va a funcionar el 'secuestro'", indicó el congresista, aludiendo a la denominación que se ha dado en Washington a los recortes automáticos al gasto público.

Boehner aseguró el viernes que, para él, el debate respecto a un posible aumento de los impuestos "se ha terminado", y hoy indicó que quiere que la Cámara de Representantes se centre ahora en un debate sobre el déficit y el presupuesto.

"En ese proceso puede, sólo puede, que encontremos una forma de lidiar con nuestro problema de gasto a largo plazo" que incluya una solución a los recortes desatados el viernes, indicó.

Pero antes, Boehner se centrará en evitar que el Gobierno federal se quede sin fondos y se vea obligado a paralizar temporalmente buena parte de sus actividades el próximo 27 de marzo, a través de un plan que, según aseguró, se votará esta misma semana en la Cámara de Representantes.

El voto permitirá extender otros seis meses la resolución presupuestaria temporal que Obama firmó el pasado 28 de septiembre, para mantener el Gobierno activo ante la falta de consenso en el Congreso para autorizar un presupuesto a largo plazo.

"El presidente está de acuerdo en que no deberíamos hablar en absoluto de un cierre del Gobierno, así que estoy seguro de que la Cámara y el Senado serán capaces de solucionar esto", indicó.

El líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, aseguró por su parte que está decidido a mantener en marcha recortes al gasto público por la misma cantidad que entró en vigor el viernes, si bien no descartó que pueda haber un acuerdo para que afecten a áreas distintas que las previstas ahora.

"Estoy absolutamente seguro de que vamos a reducir el gasto por la cantidad de dinero que le prometimos a los estadounidenses", dijo McConnell a la cadena CNN. "Hemos dicho que estamos abiertos a debatir cómo reconfigurar esas reducciones de gasto sin aumentar los impuestos", agregó.

Según la Casa Blanca, el impacto más inmediato de los recortes se sentirá en el Pentágono, que en total sufrirá una reducción de un 13 % de su gasto, mientras que el resto de los programas no relacionados con defensa afrontarán recortes presupuestarios por cerca del 9 %.

Sperling reconoció hoy que el impacto de los recortes no se sentirá de forma inmediata, sino que será "un proceso lento", pero advirtió que a medio plazo "dañará a muchas comunidades que dependen del gasto militar".

"En los próximos meses, cada vez que veamos un número económico, sabremos que son menos empleos de los que podrían haberse creado", indicó a CNN. EFE

llb/eat

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí