Publicidad | Vea su anuncio aquí

El Consejo de seguridad condena retención de observadores de la ONU en Siria

Naciones Unidas, 6 mar (EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU condenó hoy la retención por parte de rebeldes sirios de una veintena de observadores de la ONU en una zona del sur de Siria cercana a los Altos del Golán, ocupados por Israel desde 1967.

"Condenamos con firmeza la detención de los observadores de la ONU por elementos armados de la oposición siria y exigimos su liberación inmediata e incondicional", dijo el presidente de turno del Consejo, el embajador ruso ante la ONU, Vitaly Churkin.

El presidente del Consejo de Seguridad detalló ante la prensa que el Secretariado de Naciones Unidas mantiene en estos momentos conversaciones con los captores y confió en que el personal de la ONU sea liberado de forma "inmediata".

El Consejo de Seguridad hizo también un llamamiento a todas las partes para que cooperen con la misión de la ONU en los Altos de Golán (UNDOF) para que pueda seguir haciendo su trabajo y garantizar la seguridad de su personal.

Los quince miembros del máximo órgano de decisión de la ONU acordaron por unanimidad condenar la retención de los observadores después de recibir un informe sobre lo ocurrido del subsecretario general para Operaciones de Paz de Naciones Unidas, Hervé Ladsous.

La retención tuvo lugar en una zona de separación que "no está realmente controlada" ni por Siria ni por Israel, según dijo el diplomático ruso, quien recordó que grupos armados vinculados a la oposición siria han ganado recientemente presencia en el terreno.

Rebeldes sirios mantienen retenidos a veinte observadores de la ONU de nacionalidad filipina en una zona del sur de Siria cercana a los Altos del Golán, ocupados por Israel desde 1967, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

En declaraciones a Efe, el presidente de esa asociación, Rami Abdul Rahman, dijo que una brigada de insurgentes retuvo hoy a los observadores y condicionó su liberación a que las fuerzas del régimen sirio se retiren de los alrededores de la aldea de Yumla.

La llamada Brigada de los Mártires de Yarmuk acusó a los ciudadanos filipinos de ayudar a las fuerzas gubernamentales sirias a desplegarse en las proximidades de Yumla, ocupada hace tres días por los rebeldes tras intensos combates.

En un video en internet, un portavoz de los insurgentes, que aparece delante de dos vehículos de la misión de la ONU, dio 24 horas de plazo para que se cumplan sus peticiones o amenazó con tratar a los observadores como prisioneros. EFE

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí