Publicidad | Vea su anuncio aquí

Militares mexicanos capturan a 34 integrantes de grupo de autodefensa

Efectivos militares detuvieron este jueves a 34 integrantes de un grupo de autodefensa de un poblado del oeste de México por haber retenido por la fuerza al jefe de la policía local y cinco agentes de la institución.

La subprocuradora jurídica de la fiscalía general, Mariana Benítez, dijo en conferencia de prensa que los detenidos que se presentaron públicamente el viernes pasado como un grupo de autodefensa en el municipio de Buenavista Tomatlán, del estado de Michoacán, tienen nexos con narcotraficantes y que fueron detenidos con 47 armas, 32 de ellas de alto poder.

La funcionaria dijo que "se tiene conocimiento de que este grupo de personas tiene nexos con el cartel Jalisco Nueva Generación (una derivación del llamado Cartel del Milenio, formado por los hermanos Valencia) que operan principalmente en Jalisco, Colima y Michoacán", todos ubicados en el oeste, con costas en el Pacífico.

Desde enero pasado varios grupos de autodefensa se han formado en al menos cuatro estados del país, con la finalidad de poner fin al acoso permanente del crimen organizado, según sus voceros.

En el operativo de este jueves, los militares liberaron sanos y salvos al director de la policía local y a sus cinco uniformados, quienes fueron sacados de sus casas por los grupos de autodefensa bajo la acusación de proteger a narcotraficantes.

Los integrantes del grupo de autodefensa del municipio de Buenavista Tomatlán, de unos 38.000 habitantes y ubicado en la sierra indígena purépecha, fueron detenidos en posesión también de seis camionetas, cinco de ellas de lujo, dijo a la AFP una fuente militar que pidió el anonimato.

Entre las armas que se les aseguró está una de calibre 5.7 que utilizan los grupos delictivos para atravesar blindaje y que también es conocida como "matapolicías", añadió Mariana Benítez.

Los grupos de autodefensa, cuyos integrantes patrullan sus localidades con el rostro cubierto y con armas de bajos calibres, han surgido en poblaciones pobres de México, un país donde el índice de la impunidad asciende al 99%.

Sus líderes argumentan que intentan protegerse de constantes extorsiones, secuestros y asesinatos perpetrados por narcotraficantes.

El gobierno ha dicho que las autodefensas no están facultadas para juzgar y sancionar, pero esos grupos dicen ampararse en las normas de usos y costumbres por las que se rigen los pueblos indígenas en varios estados de México.

str-jg/jmr.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí