Publicidad | Vea su anuncio aquí

La UIP inaugura Asamblea con agenda sobre violencia, democracia y desarrollo

Quito, 22 mar (EFE).- La Unión Interparlamentaria (UIP) inauguró hoy en la capital ecuatoriana su 128 Asamblea con una agenda de debate sobre violencia, democracia y desarrollo, miradas desde distintos puntos de vista políticos y filosóficos.

El presidente del Consejo Directivo de la UIP, el marroquí Abdelwahad Radi, al inaugurar el encuentro, también destacó la importancia de la pluralidad política y el diálogo como mecanismos para alcanzar la paz y la seguridad.

Aseguró que los más de 1.300 parlamentarios que han llegado a Quito discutirán sobre "cómo el desarrollo puede servir a la justicia social" que, según dijo, "es una aspiración mundial".

Por ello, Radi destacó el lema central de la Asamblea: "Del crecimiento sin fin, al desarrollo con fines, o buen vivir, con nuevos enfoques y nuevas soluciones".

Ello engloba, añadió, el conjunto de temas que se han presentado a debate, pero remarcó que en la cita de Quito se han establecido tres grandes capítulos, el primero de ellos relacionado con la responsabilidad de los parlamentos en la protección de civiles, sobre todo en casos de crímenes de guerra, de lesa humanidad o limpieza étnica.

Un segundo capítulo tiene que ver con el "comercio justo y mecanismos de financiación" y se basará en algunos postulados de los objetivos del milenio de Naciones Unidas.

"Es importante, dijo, que los países desarrollados cumplan con sus compromisos" de contribuir hasta con el 0,7 por ciento de su producto interior bruto para ayudar a naciones en vías de desarrollo hasta el año 2015.

Un tercer capítulo se centrará en el concepto de "democracia" y, sobre todo, en la relación de ella con las nuevas tecnologías, como mecanismos para mejorar la participación de la ciudadanía en la discusión parlamentaria.

Además, precisó Radi, en el encuentro de Quito se efectuarán numerosos foros y talleres sobre "temas diversos e interesantes", como el de la violencia contra las mujeres.

Y es que, según dijo, "las cifras son espantosas: Seis de cada diez mujeres en el mundo van a experimentar alguna forma de violencia física o sexual en algún momento de sus vidas".

Además, una de cada cinco va a ser acosada sexualmente, mientras que un 35 por ciento de asesinatos contra mujeres tiene como responsable a sus propias parejas.

Radi mencionó que 14,2 millones de mujeres contraen matrimonio antes de cumplir 18 años de edad y aseguró que 3,3 millones han sufrido mutilaciones genitales.

"Ya es hora de que estos crímenes sean denunciados como lo que son, ataques inaceptables al derecho fundamental humano", agregó.

De su lado, el presidente de la Asamblea Nacional de Ecuador, Fernando Cordero, al dar la bienvenida a sus colegas de todo el mundo, dijo que ha llegado la hora para que los parlamentarios de los cinco continentes empiecen a buscar "un modelo alternativo" que de respuesta definitiva a problemas como la pobreza, la violencia y las desigualdades sociales.

"Ha llegado la hora de que asumamos la importancia y trascendencia de los mecanismos regionales para garantizar la paz, la seguridad y los derechos humanos", subrayó Cordero que achacó al actual sistema económico los mayores problemas que afronta la humanidad.

"Este injusto orden mundial ha convertido a este mundo en un manicomio y un matadero", dijo Cordero al parafrasear al escritor uruguayo Eduardo Galeano.

En la sesión inaugural también intervino el secretario adjunto de Naciones Unidas, Philippe Douste-Blazy, quien destacó el concepto del "Buen vivir" que se ha puesto como eje del debate en la Asamblea de la UIP.

También intervino el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, quien arremetió contra el actual sistema económico y dijo que, para él, "al mundo lo domina el capital".

Según el mandatario, mientras el capital subyugue al ser humano, seguirán existiendo democracias débiles.

Correa destacó la cita de la UIP, uno de los primeros foros mundiales creado en 1889 para promover el diálogo interparlamentario en todo el planeta, porque permitirá debatir sobre los nuevos paradigmas de la civilización.

El mandatario izquierdista aprovechó su participación para condenar lo que para él es uno de los mayores atropellos a los derechos humanos en el mundo: el bloqueo de Estados Unidos a Cuba. EFE

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí