Publicidad | Vea su anuncio aquí

Las religiosas católicas de EEUU esperan que Francisco escuche a las mujeres

Jorge A. Bañales

Washington, 26 mar (EFE).- Las religiosas católicas de EE.UU. amonestadas el año pasado durante el papado de Benedicto XVI esperan que el papa Francisco escuche a las mujeres y reconozca una participación femenina más equitativa en la Iglesia.

"Nuesta obediencia prioritaria es a Dios", declaró recientemente al canal de televisión CNN Pat Farrell, expresidenta de la Conferencia de Liderazgo de Religiosas, que representa al 87 por ciento de las 57.000 religiosas católicas en Estados Unidos.

"Obedecemos a Dios y Dios nos convoca a expresarnos de maneras muy diferentes. No sólo siguiendo la autoridad de la Iglesia que es, sin duda, una parte legítima del todo", añadió Farrell.

La Congregación para la Doctrina de la Fe, antiguo Santo Oficio y órgano colegiado del Vaticano con la función de custodiar la correcta doctrina católica en la Iglesia, indicó el año pasado que la Conferencia de Liderazgo de Religiosas de EE.UU. promovía "temas feministas radicales" en asuntos tales como la sexualidad o la justicia social.

"A mí me suena a miedo", comentó Farrell. "¿Qué ocurriría si a las mujeres, realmente, se les diera un sitio de igualdad en la Iglesia?".

Religiosas como Bridget Mary Meehan, elegida obispo por la Asociación de Mujeres Sacerdotes, en una ordenación que la Iglesia no reconoce, dicen confiar en que el papa Francisco "siga el ejemplo de Jesús, quien incluyó a las mujeres entre sus discípulos", expresó Meehan en entrevista con Efe.

La Iglesia Católica, la mayor denominación cristiana en Estados Unidos, ha registrado desde 1975 una disminución de unos 20.000 sacerdotes en su clero al tiempo que el número de fieles ha aumentado en 17 millones, hasta los 67 millones, aproximadamente el 6 por ciento de los católicos en todo el mundo.

Pero el Vaticano mantiene su doctrina de que las mujeres no pueden ser sacerdotes, y en EE.UU. la Iglesia ha recurrido, incluso, a llenar puestos en las parroquias con exsacerdotes anglicanos conversos.

"Jesús no hizo ordenaciones sacerdotales y si alguien puede contarse como su discípulo favorito ésa es María Magdalena", recordó Meehan, quien encabeza uno de los grupos que han dejado de reclamar la ordenación sacerdotal femenina para pasar directamente a la acción, contrariando las directrices de la Iglesia.

El exarzobispo bonaerense Jorge Bergoglio "es un mensajero de paz y la solidaridad que expresa hacia los pobres es importante", manifestó a Efe, Erin Saiz Hanna, portavoz de la Conferencia de Ordenación Sacerdotal de Mujeres.

Durante el cónclave en el Vaticano que eligió a Bergoglio como sucesor de Benedicto XVI, un grupo de mujeres de esta Conferencia encendió una bengala con humo rosado "para recordar que la voz de las mujeres no se escuchó adentro del cónclave, y que las mujeres siguen marginadas".

La Conferencia de Ordenación Sacerdotal de Mujeres cifró en un centenar de mujeres las ordenadas como sacerdotes católicos en el mundo y tres cuartas partes de ese clero no reconocido por la Iglesia, viven en Estados Unidos.

La reclamación de ordenación sacerdotal femenina no figura, de todos modos, como uno de los problemas prioritarios para el Vaticano.

Más allá de ese asunto concreto, la religiosa benedictina Joan Chittister, insistió en una reciente entrevista con el diario USA Today en que "el asunto de las mujeres en la Iglesia es de la mayor importancia, porque las mujeres sienten que son invisibles".

"Yo espero que estos asuntos de la ordenación, la participación, la inclusión de las mujeres pasen a la agenda. Ya no podemos seguir esperando. Me temo que el tiempo de espera se agotó", expresó.

"El Papa Francisco debe hacer algo que sane a la Iglesia", concluyó Chittister.

La escasez de sacerdotes se ha sentido de manera particularmente aguda entre las comunidades católicas de inmigrantes donde han sido las mujeres las que han ocupado numerosas funciones en la parroquia, desde la catequización a la atención de las necesidades sociales.

Christine Haidler, quien estudia en el Pacific College of Religion para ordenarse como sacerdote católica, dijo a la cadena de televisión CNN: "es demasiado pronto para formarnos una opinión de Francisco".

"Es el primer papa latinoamericano, el primer jesuita, el primero que elige el nombre de Francisco", agregó Haidler. "Muchas primicias en su elección, y quizá sea buen tiempo para más primicias".

El distanciamiento entre el Vaticano y la realidad de las católicas en EE.UU. no se limita a la exclusividad masculina en el sacerdocio o la búsqueda de una igualdad de las mujeres en la vida eclesiástica.

Casi el 97 por ciento de las católicas entre los 15 y 44 años de edad en EE.UU. usan anticonceptivos, según un estudio del Instituto Guttmacher.

Además, una encuesta de la Universidad Quinnipiac encontró que el 54 por ciento de los católicos apoya la legalización de los casamientos de homosexuales. EFE

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí