Publicidad | Vea su anuncio aquí

Turquía se queja de no tener un espacio en el juicio a neonazis alemanes

Estambul (Turquía), 29 mar (EFE).- Turquía ha denunciado una supuesta "discriminación" y "subjetividad" de la Judicatura alemana por no reservar a corresponsales y diplomáticos turcos un espacio en la sala que juzgará a integrantes de una banda neonazi que en los últimos años asesinó a ocho personas de origen turco.

Así lo informó hoy la emisora estatal TRT Türk, después de las duras críticas manifestadas por el viceprimer ministro turco Bekir Bozdag tras una oleada de indignación expresada en los medios locales.

Bekir criticó duramente que ni medios turcos ni representantes gubernamentales tuviesen reservado un espacio en la sala del juzgado que en abril abrirá el caso de la banda "Clandestinidad Nacionalsocialista" (NSU en sus siglas en alemán), responsable de diez asesinatos, casi todos dirigidos contra inmigrantes.

"Dan espacio a medios alemanes, pero no a medios turcos. Esto es una discriminación abierta, es totalmente evidente que los jueces del tribunal han adoptado una postura subjetiva y a favor de una de las partes", dijo el vicejefe de Gobierno en una declaración televisada.

"Repetimos que esta postura no es acorde a un Estado de derecho y esperamos que el tribunal la revise", añadió.

Según señala el diario turco "Hürriyet Daily News", el tribunal alemán ha repartido las reservas de los 50 asientos disponibles según estricto orden de llegada de solicitudes, y la exclusión no sólo afecta a la prensa turca sino también a grandes agencias como AP y AFP, a las emisoras BBC y Al Jazeera, y al periódico "New York Times".

Los demás medios reciben acreditación pero no tendrán espacio en la sala, añade el citado diario.

También el viceprimer ministro (en Turquía hay cuatro) Bülent Arinç había pedido ayer, en declaraciones a "Hürriyet", que las autoridades alemanas movieran hilos para garantizar el acceso de representantes turcos al juicio.

"Sin duda, la Judicatura alemana es independiente, pero en un momento en el que Turquía y todos los países europeos observen este caso ejemplar se podrían preparar soluciones para seguir el juicio de forma tranquila; si el salón del juzgado no es adecuado se podría trasladar a otro", sugirió Arinç.

La banda NSU está acusada de asesinar, entre 2000 y 2006, a diez personas, ocho de ellas de origen turco, una de origen griego y una mujer policía alemana.

La serie de crímenes que no fue destapada hasta después de que se encontrasen muertos dos integrantes de la banda en 2011, aparentemente por suicidio.

El juicio analizará el papel de la tercera integrante y única superviviente, Beate Zschäpe, y lo que a muchos les parece una extraña ineficacia de la policía para detectar la banda antes de su desaparición. EFE

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí