Publicidad | Vea su anuncio aquí

Alcoa da un deslucido inicio a temporada de resultados trimestrales en EE.UU.

(actualiza con más datos)

Nueva York, 8 abr (EFE).- El gigante del aluminio Alcoa dio hoy un deslucido inicio a la temporada de resultados trimestrales de las grandes empresas estadounidenses, al registrar mayores beneficios en el período enero-marzo aunque con menores ventas.

Alcoa anunció al cierre de los mercados un beneficio neto de 149 millones de dólares durante el primer trimestre del año, lo que supone un aumento del 58 % respecto al mismo período del ejercicio pasado.

La compañía logró este beneficio entre enero y marzo a pesar de un descenso del 3 % de sus ventas globales, gracias también a una reducción del 4 % de sus costes de producción, según informó en un comunicado.

El beneficio por acción fue de 0,11 dólares, frente a los 0,08 que habían previsto los analistas financieros de Wall Street.

Sin embargo, los beneficios el primer trimestre fueron inferiores en un 39 % a los 242 millones de dólares que ganó respecto en el último trimestre de 2012.

La compañía, el mayor productor mundial de bauxita y el mayor fabricante de aluminio, añadió que espera que la demanda mundial de aluminio crezca un 7 % durante 2013.

Las acciones de Alcoa, que subieron un 1,82 % en la sesión de hoy en Wall Street, registraban un descenso del 1,31 % media hora después de la presentación de sus resultados.

Los datos de Alcoa volvieron a ser, como es tradicional, el pistoletazo de salida a la temporada de resultados de las grandes empresas estadounidenses, y en la que las perspectivas no son demasiado halagüeñas para el período enero-marzo.

El último trimestre de 2012, más de dos tercios de las grandes empresas superaron las estimaciones de los analistas de Wall Street, pero las últimas oleadas de analistas apuntan a que las compañías tendrán un resultado medio inferior al de hace un año.

Y es que la economía estadounidense, tras dejar atrás el riesgo del precipicio fiscal a comienzos de año y lograr unas buenas cifras en enero y febrero, dio signos de haber entrado en un ligero bache durante el mes de marzo.

La mayoría de los datos macroeconómicos sobre EE.UU. divulgados la semana pasada, sobre todo el de desempleo durante marzo, han sido relativamente decepcionantes, y no falta quien los relaciona con la entrada en vigor, a comienzos del mes pasado, de los recortes automáticos del presupuesto del Gobierno federal.

La semana pasada, la bolsa bajó ligeramente, ante el agotamiento tras el aumento de las tensiones en Corea del Norte y los récords del Dow Jones de Industriales y del S&P 500, por lo que el pequeño bajón llega en un momento delicado.

A partir de hoy, el interés se centra en ver si ese ligero retroceso es el inicio "de algo más serio o simplemente es una oportunidad" para comprar acciones a un precio más favorable tras un pequeño declive de los mercados, según señaló hoy el analista Fred Dickson, de Davidson Companies.

El próximo capítulo de la serie de resultados tendrá lugar el viernes próximo, con dos de los principales bancos del país, JPMorgan Chase y Wells Fargo, que servirán de termómetro para medir la situación actual de la economía de EE.UU.

El primero de esos bancos es el mayor de Estados Unidos por depósitos, mientras que el segundo es el mayor prestamista hipotecario del país. EFE

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí