Publicidad | Vea su anuncio aquí

Condena por crimen de periodista mexicana provoca "incredulidad" de su medio

La revista mexicana Proceso manifestó este martes su "incredulidad" ante la forma expedita con que la justicia condenó a 38 años de cárcel a uno de los acusados por el homicidio de la periodista Regina Martínez, quien era corresponsal de ese medio en Veracruz (este).

La sentencia determinó la corresponsabilidad del detenido en el homicidio y robo calificado contra la periodista, pero la revista de investigación Proceso reiteró la "incredulidad que el cuerpo directivo y periodistas han mantenido y mantienen" sobre las investigaciones judiciales.

El asesinato de Martínez ocurrió en abril de 2012 en Veracruz (este), una región donde ese mismo año fueron asesinados otros cuatro reporteros. Al sentenciado, detenido a finales de octubre pasado, se le impuso también una multa de 80.000 pesos (unos 6.500 dólares) como reparación, según la revista.

"No les creímos y no les creemos ahora que han sentenciado a quien no se puede defender", subraya Proceso en su portal web, donde denuncia que "las huellas encontradas en el lugar del crimen no corresponden con las del hoy condenado, un analfabeta seropositivo que desde su primera declaración ante la juez ha alegado haber sido torturado por agentes de la Procuraduría para inculparse".

Las autoridades siguen buscando a otro acusado de participar en el asesinato de la reportera, quien fue encontrada muerta con signos de estrangulamiento en su casa de Xalapa, capital de Veracruz.

La fiscalía estatal sostuvo que el asesinato fue producto de un intento de robo a Martínez, que estaba especializada en asuntos de seguridad y política de Veracruz, uno de los estados mexicanos más afectados por la violencia de bandas criminales.

En tanto, organizaciones de defensa de la libertad de expresión reclamaron que se investigara a fondo si el crimen estuvo relacionado con la labor periodística de Martínez.

"Este proceso fue muy rápido, plagado de dudas por parte de colegas", comentó a la AFP Ómar Rábago, oficial de libertad de expresión y protección a periodistas en México y Centroamérica de la organización Article 19, cuya sede principal está en Londres.

"El problema es que desde el principio fue desechada la línea de investigación basada en su trabajo periodístico, que debe ser lo primero que se investigue en estos casos", añadió.

México se convirtió en los últimos años en uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo con más de 80 comunicadores asesinados y 18 desaparecidos desde 2000, y muy pocos de estos casos resueltos por completo.

De acuerdo con Article 19, cinco de los siete asesinatos de periodistas perpetrados el año pasado en México se cometieron en Veracruz.

str-yo/yow

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí