Publicidad | Vea su anuncio aquí

El Senado de EE.UU. abre el proceso de debate sobre el control de armas

María Peña

Washington, 11 abr (EFE).- El Senado de Estados Unidos, bajo control demócrata, abrió hoy el proceso de debate y eventual votación de una ley para mejorar el control de armas de fuego en el país y reducir así la violencia que generan, tras superar las trabas de varios líderes de la oposición.

Casi cuatro meses después de la masacre en la escuela primaria Sandy Hook, en Newtown (Connecticut), donde fueron asesinados 20 niños y seis adultos, el Senado aprobó hoy una moción, 68-31, que dio luz verde al debate de medidas que formarán parte de la legislación final.

Tras superar el voto mínimo de 60 votos, los senadores negocian los parámetros del debate, que tendría una duración máxima de 30 horas, para luego proceder a la votación definitiva.

De entrada, el Senado debatirá una propuesta demócrata, apoyada por la Casa Blanca y que, entre otros elementos, propone crear un sistema de revisión de antecedentes penales para los compradores de armas, fortalecer las normas vigentes contra el tráfico de armas e incrementar los fondos para la seguridad en las escuelas públicas.

"El trabajo duro comienza ahora", manifestó el líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid, quien agradeció el apoyo de los 16 senadores republicanos, entre ellos John McCain, que permitieron abrir el debate.

Sólo dos senadores demócratas votaron en contra, Mark Begich, de Alaska, y Mark Pryor, de Arkansas, quienes afrontarán una lucha por su reelección en noviembre de 2014.

Entre los republicanos en contra de la moción figuraron el líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell; Marco Rubio, de Florida; Ted Cruz, de Texas; y Jeff Sessions, de Alabama.

Reid dio garantías de que se podrán presentar enmiendas a la legislación, incluyendo las relacionadas con la prohibición de las armas de asalto y de cargadores largos y la ampliación del acceso a los servicios de salud mental.

El Senado también debatirá una enmienda que incluye el acuerdo bipartidista anunciado el miércoles por dos senadores clave en el debate, el demócrata Joe Manchin, de Virginia Occidental, y el republicano Pat Toomey, de Pensilvania, aseguró Reid.

Ese acuerdo, al que se opone la influyente Asociación Nacional del Rifle, ampliaría la revisión de antecedentes a las ventas por Internet y en ferias de armas, pero prohíbe tajantemente la creación de un "registro nacional" de dueños de armas.

Reid advirtió de que sería "una vergüenza" si algunos líderes del Senado intentan boicotear las enmiendas con las que no estuvieran de acuerdo.

"No podemos permitir que unos cuantos senadores arruinen (el proceso) para todos", enfatizó Reid.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, cenó anoche con varios senadores en la Casa Blanca, como parte de sus esfuerzos para que la Cámara alta apruebe una reforma migratoria integral, medidas para el control de las armas y otros asuntos prioritarios de su agenda para este año.

Durante su acostumbrada rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, señaló que lo que hasta ahora se ha logrado en el Senado para reducir la violencia generada por las armas refleja la labor de los legisladores implicados en las negociaciones.

"No hemos llegado a la meta en ninguna de estas áreas todavía. Necesitamos continuar presionando para que el Congreso se movilice, y con suerte produzca legislación que sea apoyada por el pueblo estadounidense, que el Congreso la vote y la pueda firmar el presidente", señaló Carney.

La Oficina de Gestión y Presupuesto (OMB, en inglés) de la Casa Blanca dijo en un comunicado que las medidas ante el Senado son "soluciones de sentido común" que, contrario a la opinión de sus detractores, "no violan los derechos" consagrados en la Segunda Enmienda de la Constitución para la tenencia de armas.

Las medidas que salgan del Senado, sin embargo, afrontarán una lucha cuesta arriba en la Cámara de Representantes, bajo control republicano.

Aún así, el voto de procedimiento fue una victoria para grupos a favor del control de armas y para los familiares de las víctimas de la masacre en Newtown, varios de los cuales hoy mismo concluyeron sus actos de presión en el Senado.

Este mismo jueves, el National Mall de Washington se convirtió en un pequeño cementerio simbólico con 3.300 cruces de madera, una por cada víctima que se ha cobrado la violencia armada en EE.UU. desde la matanza en la escuela primaria.

Una encuesta del diario Wall Street Journal y la cadena NBC News destacó hoy que el 55 % de los estadounidenses apoya medidas más estrictas para el control de armas, un 9 % las prefiere menos estrictas y un 36 % apoya que se mantengan sin cambios o no dieron su opinión. EFE

mp/afs/dmt

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí