Publicidad | Vea su anuncio aquí

La Iglesia pide evitar fanatismo y violencia en cierre de campaña en Paraguay

Asunción, 18 abr (EFE).- La campaña para las elecciones del domingo en Paraguay cierra hoy con los últimos mítines de los principales candidatos a la Presidencia y con una petición de la Iglesia católica de deponer toda actitud de "violencia" con miras a los comicios, que la OEA confía en que serán "transparentes".

El aspirante presidencial del Partido Colorado, Horacio Cartes, escogió para su mitin final la localidad oriental de Presidente Franco; mientras que Efraín Alegre, del gobernante Partido Liberal, convocó a sus seguidores en la Costanera de Asunción.

Construcción emblemática de la gestión de Alegre como ministro de Obras Públicas hasta que lo destituyó el entonces presidente, Fernando Lugo, en junio de 2011, la vía Costanera recuperó la ribera del río Paraguay para la ciudadanía, aunque ha sufrido varias demoras y sigue inacabada.

El próximo domingo, los paraguayos elegirán entre once candidatos al presidente sucesor del liberal Federico Franco -que completa el mandato de Lugo desde su destitución por mal desempeño en junio de 2012-, así como a los miembros de sus dos cámaras legislativas y gobernaciones departamentales.

En la medianoche de hoy, termina oficialmente el plazo para hacer propaganda electoral, en una campaña caracterizada por las duras acusaciones entre los principales candidatos, la ausencia de un debate real y promesas casi idénticas de trabajo, seguridad y combate a la corrupción.

Alegre no ha dejado de repetir que Cartes es un "narco" y este denunció que el liberal malversó fondos estatales cuando era ministro y que ha usado recursos públicos en su campaña electoral.

En su "exhortación a la pacificación ante los comicios", la Conferencia Episcopal Paraguaya calificó de "preocupante" la "confrontación y violencia verbal observada durante la campaña".

Los obispos demandaron "cordura", "prudencia" y "respeto mutuo" a todos los involucrados en el proceso electoral "antes, durante y después, para evitar todo tipo de acciones y situaciones que puedan derivar en hechos de violencia".

También los observadores internacionales destacados en el país tomaron nota de las acusaciones entre candidatos, así como de las denuncias de irregularidades como la compra de votos y de los temores de que el perdedor no asuma su derrota.

"Cuando haces acusaciones muy fuertes, lo normal es que el Estado a través de las instituciones habilitadas responda con una investigación para aclarar las cosas, pero hasta ahora el fiscal general (Javier Díaz Verón) ha dicho que hay acusaciones de campaña pero no denuncias ante los fiscales", dijo la jefa de la misión de la Unión Europea, Renate Weber.

En declaraciones a prensa antes de participar en un simulacro organizado por el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), Weber alabó la confianza que este trasmite a los partidos y el clima general de tranquilidad en que ha transcurrido la campaña pese al "tono de los discursos".

"Si todo sale bien, todos los candidatos van a aceptar los resultados" del domingo, respondió a los "rumores" sobre lo contrario.

Cartes anunció un "conteo paralelo" de votos y los grupos de izquierda acordaron una vigilancia conjunta de las mesas, en las que el gobernante Partido Liberal y sus aliados de última hora del movimiento Unace, del fallecido Lido Oviedo, cuentan con mayoría de apoderados.

"Definitivamente las elecciones son confiables, les pido a todos los partidos que tengan confianza en que se está trabajando de buena fe y que el proceso será transparente, justo y equitativo", declaró el expresidente costarricense Oscar Arias, al frente de la misión de observación de la Organización de Estados Americanos (OEA).

La votación del domingo será "una de las elecciones más observadas del mundo", destacó el premio Nobel de la Paz.

La UE y la OEA tienen las misiones más numerosas desplegadas en Paraguay, donde también hay observadores de la Unasur, el Parlamento del Mercosur y varios organismos electorales del continente.

"Escuchar que van a tener aproximadamente 500 observadores, es algo que no es frecuente en América Latina (...) nadie puede reclamar si hay 500 observadores", constató Arias.

La Unasur y el Mercosur suspendieron a Paraguay tras la destitución de Lugo, candidato ahora a senador por el minoritario e izquierdista Frente Guasú.

"Ojalá que ese aislamiento que ha sufrido Paraguay se termine con esta elección", confió el representante de la OEA, que reiteró que "las sanciones no son a un Gobierno al que se le imponen, es a un pueblo y un pueblo pobre como el paraguayo no se merece eso".

Además de presidente, cerca de 3,5 millones de paraguayos elegirán este domingo a vicepresidente, diputados, senadores y autoridades departamentales. EFE

ja-sct/dmt

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí