Publicidad

El CICR ve en Colombia una "realidad de guerra" pese al proceso de paz

Albert Traver

Bogotá, 24 abr (EFE).- El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Colombia presentó hoy su informe anual para 2012 y expuso que este país vive aún una "realidad de guerra" pese a las negociaciones entre el Gobierno y las FARC para lograr la paz.

"El efecto de los diálogos de paz y el posible fin del conflicto todavía no tienen efectos sobre el terreno", dijo el jefe de la misión del CICR en Colombia, el español Jordi Raich, durante la presentación pública del informe.

"La tendencia de 2012 ha sido la misma que en 2011 y estamos viendo la misma en lo que va de 2013", explicó Raich en referencia a la violencia vinculada a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), al Ejército de Liberación Nacional (ELN) y a la fuerza pública, pero también a las organizaciones narcoparamilitares o "bacrim".

De hecho, el CICR constata en el informe que la situación humanitaria en el 2012 se agravó en los departamentos de Antioquia (noroeste), Arauca y Norte de Santander (noreste) y Caquetá, Cauca, Nariño y Putumayo (sur y suroeste).

También en las zonas urbanas de Medellín (noroeste), Buenaventura y Tumaco (suroeste).

Raich remarcó que "las bandas criminales han estado particularmente activas" en el 2012 y en particular en algunas zonas del país como la costa del Pacífico, que incluye los puertos de Tumaco y Buenaventura y el departamento del Chocó, y la zona del municipio de Puerto Asís, fronterizo con Ecuador.

El jefe del CICR en Colombia alertó además sobre la situación de las víctimas de estas organizaciones narcoparamilitares, que no están amparadas por la Ley de Víctimas y que, por lo tanto, no tienen derecho a asistencia de emergencia ni a reparación.

"Las víctimas de las bandas criminales serán las víctimas del futuro, las que van a quedar. Y esas, hoy, no pueden acceder a la reparación", advirtió Raich en el supuesto de que el Gobierno y las guerrillas alcancen un acuerdo que ponga fin al conflicto armado.

Raich aseguró que esas víctimas "representan un porcentaje muy elevado de las víctimas de la violencia".

En el reporte que el CICR hizo público hoy se informa de que a lo largo de 2012 esta organización humanitaria atendió a unas 200.000 víctimas de la violencia relacionadas con el conflicto armado y por otros actores armados.

Documenta, también, unos 880 casos de infracciones del derecho internacional humanitario (DIH) y de otras normas básicas tales como homicidios, desapariciones, violencia sexual, amenazas, ocupaciones de bienes civiles y ataques contra la misión médica. Aunque según Raich, "probablemente hubo muchas más".

Una de las violaciones que "preocupa enormemente" al CICR son las desapariciones. En 2012 se registraron 7.500 nuevos casos hasta alcanzar la cifra de 78.000 en Colombia, aunque según Raich "podemos estar seguros de que las cifras son mucho más elevadas".

"No es un problema del pasado, hoy están sucediendo desapariciones", dijo Raich, que agregó que los desaparecidos "van a ser un capítulo importante de cualquier posible acuerdo de paz".

Otra "preocupación" que recoge el CICR en el informe es "el aumento de desplazamientos masivos" causados por un "aumento de los enfrentamientos en algunas zonas del país".

Reporta que la mayoría de estos desplazamientos se produjeron en los departamentos del Cauca, Nariño y Putumayo, aunque matiza que muchos de estos "fueron por corto plazo y las comunidades retornaron después a sus zonas de origen".

El CICR, que este año cumple su 150 aniversario, está en Colombia desde 1969, país en el que tiene la misión más grande de todo el continente americano. EFE

at/agp/ar

Publicidad

Publicidad