Publicidad

Sindicatos protestan frente al Congreso contra la polémica reforma judicial

Buenos Aires, 24 abr (EFE).- Centenares de trabajadores secundaron hoy la convocatoria de los sindicatos opositores y se congregaron frente a las puertas del Congreso para pedir a los diputados que rechacen la polémica reforma de la Justicia impulsada por el Gobierno de Cristina Fernández.

La Unión de Empleados de la Justicia de la Nación (UEJN), encabezada por Julio Piumato, protagonizó una movilización desde el Palacio de Justicia hasta la Cámara baja argentina y anunció una nueva huelga de 72 horas de los trabajadores judiciales.

A la convocatoria sindical se sumará por la tarde un abrazo al Congreso organizado a través de las redes sociales por los mismos colectivos que movilizaron a centenares de miles de personas el pasado jueves contra las políticas gubernamentales.

En el interior de la Cámara baja, los diputados empezaron a debatir pasado el mediodía los distintos proyectos de la reforma, ya aprobados por el Senado y cuyo contenido, por presión de los jueces, de la oposición y de algunos legisladores oficialistas será modificado parcialmente.

La presidenta de comisión de Asuntos Constitucionales, la kirchnerista Diana Conti, dijo que esperaba "que la participación popular logre los deseados frutos de democratizar un Poder Judicial que no ha logrado trasvasar ese ímpetu que marcó la renovación de la Corte Suprema al resto de los integrantes del Poder Judicial".

Conti defendió la ampliación de 13 a 19 el número de miembros del Consejo de la Magistratura y la elección de los nuevos miembros por votación popular.

Las modificaciones aceptadas por el oficialismo son precisamente en este proyecto, aunque los cambios no apuntan al corazón de esta iniciativa sino a aspectos de la administración presupuestaria del órgano.

Por el contrario, el legislador de la opositora Unión Cívica Radical Óscar Aguad aseguró que la reforma del Consejo de la Magistratura "es anticonstitucional" y "una amenaza a la imparcialidad de los jueces".

La líder de Coalición Radical, Elisa Carrió, denunció que los cambios en el Poder Judicial suponen "la violación del principio de la forma republicana y su transformación hacia un régimen autoritario".

La reforma también incluye un proyecto para crear en los Tribunales tres cámaras de casación, otro para permitir el acceso a la carrera judicial mediante oposiciones y una iniciativa para poner límites a las medidas cautelares que dejan en suspenso leyes aprobadas por el Parlamento.

Fernández justificó la necesidad de la reforma, que se completa con otros proyectos, en la supuesta necesidad de "democratizar" al Poder Judicial, que ha sido blanco de las críticas de la mandataria en los últimos meses. EFE

mcg/mar/aaj

Publicidad

Publicidad