Publicidad

Gobierno pide apoyo empresarios latinos para informar sobre reforma sanitaria

Marc Arcas

Washington, 1 may (EFE).- La secretaria de Salud, Kathleen Sebelius, pidió hoy la cooperación de los pequeños y medianos empresarios hispanos para dar a conocer las ventajas que la reforma sanitaria tiene sobre la comunidad, y superar así las barreras lingüísticas.

En su intervención en la cumbre de pequeños negocios latinos 2013, celebrada en las dependencias de la Cámara de Comercio de EE.UU., Sebelius apeló al "liderazgo" de los empresarios para explicar la medida a sus potenciales beneficiarios, quienes, en muchos casos, "no escuchan lo que se dice en Washington".

"Sabemos que hay millones de personas para quienes el idioma supone una barrera. Por ello, necesitamos líderes comunitarios que transmitan, en su lengua, las mejoras que estarán disponibles a partir de este otoño", emplazó la secretaria de Salud a los presentes, en relación a la nueva etapa del despliegue de la reforma sanitaria el próximo 1 de octubre.

A partir de entonces, los individuos y pequeños negocios tendrán la opción de acceder a los llamados "intercambios" en el sector privado que, según ha explicado en varias ocasiones el ejecutivo del presidente, Barack Obama, ofrecerán flexibilidad en el tipo y costo de las coberturas médicas.

"Cuanto más sanos estén vuestros trabajadores, más exitosa será vuestra empresa", aseguró Sebelius al auditorio, para recordar después que "dos quintas partes de los estadounidenses sin seguro médico tienen entre 18 y 35 años, y más de un cuarto de ellos son latinos".

La reforma sanitaria fue promulgada por Obama en 2010 y avalada por el Tribunal Supremo el año pasado, y, entre otras cosas, pretende que a partir de 2014 la mayoría de ciudadanos tenga cobertura médica.

Se trata de una reforma que ha suscitado polémica desde el principio, especialmente a causa de la disposición que obliga a los estadounidenses a contratar un seguro médico so pena de multa, lo que supone, para los críticos -fundamentalmente la oposición republicana- una intromisión "intolerable" del Estado en las relaciones entre médico y paciente.

La reforma sanitaria supone el mayor cambio en el sistema de salud en Estados Unidos desde 1965, cuando se creó el Seguro Social y los programas públicos Medicaid, para personas sin recursos, y Medicare, para la tercera edad y jóvenes minusválidos.

Desde su promulgación en 2010, la ley se ha aplicado de forma paulatina y la parte más controvertida entrará en vigor en enero próximo, cuando se exija que casi todos los estadounidenses tengan un plan médico y que las grandes empresas lo ofrezcan como beneficio, o afronten fuertes multas. EFE

Publicidad

Publicidad